Esa Palabra de Dios que libera al hombre de la ansiedad mundana de la charla estéril y de la búsqueda frenética del éxito

La Iglesia es hija de los primeros discípulos vacilantes

“Bienaventurados somos” que a pesar de no haber visto creímos en Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre

Si uno no nace de arriba, no puede ver el reino de Dios

Viaje a la noche con Nicodemo

Ser escudriñados por el corazón de Dios

En el monte Tabor los discípulos reciben la revelación del hijo del hombre en forma transfigurada por la luz divina