Acerca de “divorciado y vuelto a casar”. El poder otorgado por Cristo a Pedro “lazo” y de “disolver”

ACERCA DE “DIVORCIADOS Y VUELTOS A CASAR“. EL PODER OTORGADO POR CRISTO A PEDRO DE «ATAR» Y «DISOLVER»

.

Hay casos de sacerdotes que sin dejar de ser tal reciben la exención del ejercicio activo del Ministerio sagrado y el despido del estado clerical, obtenido que también pueden casarse y recibir el sacramento del matrimonio. En otros tiempos esto no fue posible ni previsto por las disciplinas eclesiásticas., de hecho era impensable.

.

..

Autor Padre Ariel
Autor
Ariel S. Levi di Gualdo

..

«A te [Pedro] Daré las llaves del reino de los cielos, y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo " [Mt. 16,19]

.

.

.

Ariel evangeliario
Ariel S. Levi di Gualdo portando los Evangelios en procesión durante una celebración solemne presidida por un obispo

En el 2011, en una capilla rural remota fuera de Roma celebré en 7 un lunes por la mañana la boda de un hombre que podría definirse incorrectamente “ex sacerdote“, sin mencionar el término popular peyorativo de “spretato“. Ni amigos ni familiares estuvieron presentes en la sagrada celebración., solo cuatro testigos y la hija de cinco años de la pareja, nacido de esta relación clandestina dos años antes de que el sacerdote --en ese momento párroco-- solicitara la renuncia al ejercicio del sagrado ministerio sacerdotal, empujado a ese efecto por mi, solo conviértete en su confesor, de manera decisiva e incluso urgente.

Sobrevuelo en el camino “indecente en el que he visto, a lo largo de los años, a varios obispos gestionar situaciones más o menos similares. Así que tomo un ejemplo entre muchos, el del clásico cura mal formado, procedente de una situación de penuria y pobreza en un país en desarrollo, acaba de ordenar 24 años en Italia por uno de nuestros obispos sin aspirantes a la vida sacerdotal y por esta razón particularmente “hambriento de sacerdotes”. Entre una escapada y otra, el joven cura acaba estableciendo una relación estable con uno de sus feligreses, que queda embarazada y da a luz a una criatura. La preocupación del entonces obispo diocesano, más tarde de su sucesor, fue remover al sacerdote enviándolo alrededor del mundo, con resultados que son todo menos positivos, porque si el cura no fue “generado” antes de, Difícilmente puede ser más tarde, especialmente ante determinados problemas que siempre son muy difíciles de gestionar. Mientras tanto, el amante del cura, acude al obispo y le informa que la criatura que ha salido a la luz pertenece a uno de sus sacerdotes y que necesita los medios económicos necesarios para mantenerla y criarla.. Se estableció mediante un examen de ADN que la criatura realmente pertenecía al sacerdote., la Diócesis se hizo cargo discretamente de ello; Espero que no con los fondos otorgados por Otto per Mille por nuestros fieles para el sustento de la Iglesia y sus sacerdotes., no por la de los enamorados y la descendencia de unos presbíteros. De hecho, si alguien tuviera que aportar de su propio bolsillo para reparar el daño de ese sacerdote, este era el obispo que lo había ordenado, que en cuanto a llenarse los bolsillos, entre otras cosas, no había tardado en hacer un lío. El nuevo obispo hace un acuerdo con el obispo de otra diócesis a cientos de kilómetros de distancia y coloca al sacerdote en otro lugar.. Porque esta es a menudo la “prudente” y “sabio” acto de muchos de nuestros obispos: no abordar el problema de raíz, pero “resuélvelo” moviendo al sacerdote problemático de un lado a otro. Una historia completamente diferente a como soy, movido por diferente misericordia y comprensión, pero también actuando sobre severos imperativos de conciencia, en mi calidad de confesor, le impuse al cohermano recién descrito que abandonara lo antes posible el ejercicio del sagrado ministerio sacerdotal y asumiera todas sus responsabilidades como padre. Gracias a Dios, aunque no soy un obispo “sabio” y especialmente “prudente” que habla de los valores supremos e intangibles políticos de la familia y los niños en el hogar ajeno, excepto para hacer desastres en la propia casa.

Estos dos ejemplos diferentes para señalar cómo la Iglesia a veces resuelve situaciones de algunos de los que han sido marcados con el carácter indeleble y eterno del sagrado orden sacerdotal, presupuesto de lo cual es también la solemne promesa de permanecer célibe. Si embargo,, más allá del celibato, el hecho es que este orden sagrado imprime un nuevo carácter del que se sigue una transformación ontológica. Y que quede claro de paso que el celibato no es, como algunos pseudo-eruditos han estado parloteando por algún tiempo, una "mera ley eclesiástica codificada sólo por el Concilio de Trento" (!?), porque el celibato es una tradición que tiene sus raíces desde la primera época apostólica. El primer ejemplo de celibato, o convertirse en "eunucos para el reino de los cielos" [cf. Mt 19, 11-12], nos lo da la Palabra de Dios Encarnado. Es cierto que varios de los apóstoles, excepto para los jóvenes, Ellos estaban casados, pero también es cierto que para seguir al Señor Jesús dejaron a sus familias, sus riquezas y su pasado; No es casualidad que el cambio radical de varios de estos Apóstoles también estuvo marcado por el cambio de nombre., comenzando con Pedro y Pablo, nacido Shimon y Shaul respectivamente. Los que, como el apóstol Juan, no estaban casados, ellos nunca se casaron. Es cierto que en el pasado, en los primeros siglos de la vida de la Iglesia, hubo sacerdotes llamados incorrectamente “casado”, pero olvidan que para recibir el orden sagrado tenían que seguir el ejemplo de los Bienaventurados Apóstoles: "Dejaron todo lo que le siguieron" [cf. Lc 5, 1-11]. Por lo tanto, estos hombres casados, para convertirse en sacerdotes dejaron a sus familias, siempre que estuvieran equipados con los medios de subsistencia necesarios. Y para recibir el orden sagrado el hombre casado, además de dejar a su familia, tenía que tener el consentimiento dado libremente por su esposa; tal como sucede hoy cuando la Iglesia ordena diáconos permanentes de hombres casados.

Sin embargo, hay casos de sacerdotes que sin dejar de serlo reciben la dispensa del ejercicio activo del sagrado ministerio y la destitución del estado clerical, obtenido que también pueden casarse y recibir el sacramento del matrimonio. En otros tiempos esto no fue posible ni previsto por las disciplinas eclesiásticas., de hecho era impensable, porque solo una era la manera de despedir a un sacerdote del ejercicio del sagrado ministerio: la excomunión impuesta por la Autoridad Eclesiástica por motivos relacionados con muy graves razones morales y doctrinales; y a los sacerdotes excomulgados y destituidos del estado clerical, en el pasado no se permitía casarse, a veces ni siquiera cortésmente. Artículo No. 5 del texto del antiguo Concordato estipulado entre Estado e Iglesia en 1929 [cf. AQUI] de acuerdo con la Autoridad Civil dispuso algunas limitaciones que hablan por sí solas y son el resultado de esta herencia ancestral:

.

"Ningún clérigo puede ser contratado o permanecer en un trabajo u oficina del Estado italiano o entidades públicas dependientes de él sin la autorización del Ordinario diocesano. La revocación de la nulla osta priva al clérigo de la capacidad de seguir ejerciendo el empleo o cargo asumido. En cualquier caso, los sacerdotes apóstatas o censurados no pueden ser contratados ni mantenidos en la enseñanza., en una oficina o un trabajo, en el que están en contacto inmediato con el público ".

.

Pronto se dice que final miserable estaba reservado para aquellos sacerdotes que abandonaban el ministerio sin tener detrás una familia capaz de sustentarlos, o si con cálculo premeditado no hubieran sustraído previamente a las parroquias que les encomendaban el dinero necesario para poder mantenerse, siempre asumiendo que habían sido párrocos o rectores de iglesias donde circulaba el dinero. Esta es la razón por la que en el pasado las situaciones de concubinato de los clérigos eran en parte conocidas y en parte toleradas., porque un presbítero ya no puede sostener los compromisos asumidos mediante la ordenación sagrada, o vivió en un estado de irregularidad severa, o se habría condenado a la muerte civil y a una vida miserable, también porque en ciertas situaciones pasadas de los llamados cesaropapismo, a la dura excomunión que habría golpeado al sacerdote fugitivo la dureza política aún mayor del brazo secular seguiría.

Alguien podría objetar que el Sacramento del Orden y el Sacramento del Matrimonio son dos sacramentos diferentes regulados como tales por dos disciplinas diferentes, y es verdad, solo piensa que el primero, imprime un carácter indeleble y eterno que implica una transformación ontológica; el segundo, en cambio, no da un carácter nuevo y no es eterno porque dura toda la vida de los cónyuges.

Si según las disciplinas actuales un hombre casado, con esposa e hijos, no puede ser ordenado sacerdote porque no tiene el requisito del celibato, a la inversa, un sacerdote no puede recibir el sacramento del matrimonio, porqué “Incompatible” - de nuevo según las disciplinas canónicas vigentes - con el Sacramento del Orden, excepto la dispensa otorgada por la Sede Apostólica y, como tal, regulada por leyes eclesiásticas precisas, la última de la serie es la Constitución Apostólica grupos de anglicanos el Sumo Pontífice Benedicto XVI [cf. AQUI]. De hecho, hay casos raros y muy particulares que como tales siempre requieren ser tratados por separado.. El mismo concepto que hoy asusta tanto a ciertos rigoristas y legalistas cuando se menciona que no existe un estudio de caso monolítico de “los divorciados y vueltos a casar“, porque a menudo, cada una de estas situaciones humanas, es una situación en sí misma, no tratable como tal de acuerdo con los esquemas rígidos y bien definidos de “Leyes de tráfico”. O cómo le respondí recientemente a uno de nuestros lectores: «Ante ciertos problemas, no puedes instalar elcámaras de velocidad y luego decir: el límite era 130, que iba a 140, por lo que está mal, te sale una multa, lo pagas y cerraste el asunto. En la moral católica y en la disciplina de los sacramentos, las cosas realmente no funcionan de esa manera; y si es así alguien finge hacerlos funcionar, en este caso se debe aplicar la sabia máxima de que cualquier rigorismo aplicado con rigor matemático hace que la moral y la ley sean inhumanas e inmorales ".

¿Qué pasó cuando algunos sacerdote fugitivo contrajo un matrimonio religioso católico sin haber recibido la dispensa requerida y escondiendo la suya estado de clérigo? El matrimonio fue declarado inválido, Las sagradas ordenaciones sacerdotales y episcopales de hombres casados ​​realizadas por algún obispo que abandonó la comunión eclesial han sido declaradas nulas, como en el caso reciente de Emmanuel Milingo, ex arzobispo de Lusaka; y esto más allá de la validez de sus poderes apostólicos. En efecto, cabe mencionar que este anciano obispo fue excomulgado por sus diversas “extravagancias”, sin embargo, sigue siendo un obispo dotado de todos los poderes sacramentales propios del episcopado; autoridad cuyo ejercicio estaba previamente prohibido por el suspensión a divinis y luego con excomunión, pero la plenitud sacramental del sacerdocio apostólico recibido sigue siendo un sello indeleble que nadie puede quitarle.

La sacramentaria Siempre ha sido una de las ramas más complejas y delicadas de las disciplinas dogmáticas y quien quiera ser serio no se lanza a ciertos temas, trayendo extractos del Catecismo y jirones incomprendidos extrapolados del Magisterio de la Iglesia como apoyo a sus propias opiniones peregrinas., partiendo del citado múltiplo n. 84 de la Familiaris consortio, menos que nada mencionar como la palabra de Dios artículos de periodistas cuyo mérito supremo es un espíritu de hierro “anti-bergogliano“, que ya los ha sumido en el sedevacantismo más doloroso y lamentable, en defensa, no se sabe bien qué fe y qué Iglesia [cf. artículo de Giovanni Cavalcoli, AQUI].

El pontificio académico Giovanni Cavalcoli, con toda su autoridad, Yo con mucha menos autoridad, escribimos y hablamos de estos temas de extraordinaria delicadeza doctrinal y disciplinaria desde las columnas de’Isla de Patmos, obteniendo dos resultados diferentes: personas predispuestas a escuchar, a menudo han razonado y encontrado respuestas a sus preguntas. Gente cerrada a escuchar, de ahí la posibilidad de cualquier discusión, en cambio nos tildaron de herejes, modernistas y traidores, sólo para luego lanzarse a auténticas peroratas derivadas de una “fe” cambiado en ideología política, o asumiendo que puedes practicar dioses fácilmente “tierra minada” tan delicado como para asustar incluso a teólogos expertos y talentosos, pero no estoy particularmente familiarizado con estas preguntas específicas y delicadas. Y precisamente ante una compleja problemática doctrinal y jurídica tan delicada, El propio Pedro consideró oportuno convocar un Sínodo especial sobre la Familia, escuchar la opinión de una representación adecuada del episcopado mundial.

En asamblea conciliar o sinodal, como los padres de’Isla de Patmos de estas columnas, todas las posibilidades deben ser exploradas y examinadas, incluso las más absurdas; incluso los que bordean la herejía, porque discutir no significa nada “sanción”,”establecer”, “modificar”, “negar” o “eliminar” en cualquier forma de las disciplinas, y mucho menos socavar el dogma o la sustancia de los sacramentos.

En cambio, lo noto con un dolor profundo y genuino que un ejército de laicos con ánimo de puros enfrentamientos políticos realizado bajo falsos pretextos doctrinales, se mueven con increíble confianza como elefantes en una vitrina, lanzando advertencias, lecciones y referencias a los obispos, pero sobre todo al Romano Pontífice. Porque cuando en un escrito escrito por dos auto-electesis tontos defensores supremos de la verdadera fe, leemos «El Papa debe aprender que …"Entonces" si no has aprendido, es bueno que aprendas ", lamentablemente el discurso está tristemente cerrado en el microcosmos de toda su locura pseudo-teológica y pseudo-doctrinal. No cerrado por mi ni por nadie, pero cerrado por la voluntad de gente que en nombre de uno no especificado “fe” se niegan a razonar, no captando así el elemento filosófico y metafísico básico de fides et ratio, y luego también alardear de no querer usar ningún proporción y prefijando la oración: «No hay duda de esto!». Se dice tanto en términos teológicos como pastorales., Todo esto constituye un peligroso cierre a las acciones de la gracia de Dios..

Queridos católicos y católicos con ánimo de enfrentamientos políticos con pretextos doctrinales, te das cuenta de que si muchos de los Padres se reunieron en Nicea y más tarde en los otros grandes concilios dogmáticos del, ellos dijeron: «No hay duda de esto!», actuando así en consecuencia, hoy no tendríamos, No digo la evolución de la disciplina de los sacramentos a lo largo de los siglos., ni siquiera hubiéramos tenido la percepción correcta de la Encarnación del Verbo, de la naturaleza humana y divina de Cristo Dios [hipóstasis]? Pero hay más: ni siquiera seríamos cristianos, pero solo uno “secta herética” de judíos-jesuitas se desarrolló en la antigua Judea y luego se extendió por todo el mundo.

Recientemente escribí un largo artículo en el que indico lo que en mi opinión son ciertos defectos humanos del hombre Jorge Mario Bergoglio [cf. AQUI], pero reiterando que algunos de sus defectos humanos no afectan en modo alguno a los que por misterio de gracia son sus poderes como Romano Pontífice, de roca sobre la que Cristo construyó su Iglesia, dándole una onerosa función vicaria ligada a uno de los elementos fundacionales de Depósito de la Fe. Un Pietro, la Palabra de Dios ha dado poder para "atar" y "desatar" [cf. Mt 16, 13-20], por lo tanto, el problema no debería ser la hipótesis tonta, así como imposible, del Sumo Pontífice que cae en herejía o apostasía de la fe; el problema debería ser en cambio la docilidad de la oveja hacia el Pastor, junto con la certeza de la fe de que por muy defectuoso que sea el Pastor, en algunos de sus actos de magisterio y gobierno disfruta de la asistencia especial del Espíritu Santo. El problema, por tanto, debería ser evitar la herejía por parte de ciertas ovejas bombeadas por ciertos teólogos rigoristas que no distinguen el dogma de las leyes humanas y de sus propias opiniones., la sustancia inalterable de los sacramentos por la disciplina de los sacramentos modificada repetidamente a lo largo de los siglos. Por tanto, son ciertos teólogos y ciertas ovejas perdidas quienes corren gravemente el riesgo de caer en una herejía generada por el primero de los pecados capitales., por qué pensar magníficamente para poder repasar lo que Peter puede decidir "atar" o "desatar", o que dejar atado y que nunca desatar, es en sí mismo impiedad, y a veces hasta herejía, porque ni siquiera la opinión de un concilio ecuménico es superior a la voluntad y las decisiones de Pedro, cuya voluntad y decisión la asamblea conciliar o sinodal debe someter siempre, y hoy, nuestro Peter, es el Santo Padre Francisco.

Por tanto, es doloroso y tonto que ciertos tiradores de penales escriben triunfalmente: "Ese “frase ambigua” pasó al Zionode por un solo voto!». E noti si bene, adherirse a “votos” y “mayorías” ellos son los que lanzan penales, los que in pectore resucitan las glorias del viejo Estado Pontificio, la tiara, la silla de gestación y los flaubelli, el matrimonio trono y altar, pero a pesar de olvidar ignorantemente que Peter escucha a quien quiere y si quiere, decidir independientemente de los votos y las mayorías, porque tiene una gracia estatal especial que se deriva de un poder vicario que le viene de Cristo Dios mismo, no por mayoría o minoría de votos de las asambleas. El Santo Padre podría levantarse mañana por la mañana, tomar a un hombre que pasa por la calle y consagrarlo obispo y luego conferir la dignidad cardenal a Sor Romoletto que vende achicoria en Campo dei Fiori. Podría canonizar a la difunta Sora Lella en el acto, ex vendedor de cacahuetes en Trastevere, sin seguir ninguno de los procedimientos establecidos por el Código de Derecho Canónico y sin pedir a la Congregación las causas de los santos por cuenta alguna. Y nadie pudo invalidar su trabajo, porque todo lo que entra dentro de sus competencias no está sujeto como tal a ninguna unión. Pero todo esto, los rigoristas, parecen haber olvidado.

Incluso hoy, algunos me acusan de haber sido "irreverente" con el cardenal Raymond Leonard Burke.. Sinceramente, mas que irreverente fui severo, porque un cardenal que se presta a ser explotado por ciertos círculos de “alabarderos tradicionalistas” que lanzan críticas inaceptables a la obra del Sumo Pontífice, hacia el cual incluso realizan juicios ilógicos de sus intenciones, no es prudente ni sabio; y como tal y como tal no merece ser tomado en serio, pero solo para ser tomado alegremente, junto con todos sus partidarios y sus ricos benefactores de la ultraderecha estadounidense que gritan "la herejía, a la herejía!», «Al cisma, al cisma!». Así que no volvamos las cartas sobre la mesa convirtiendo a los delincuentes profesionales en vírgenes vilipendiadas., porque son ellos, escrito tras escrito y conferencia tras conferencia para faltar seriamente al respeto a la Autoridad Suprema del Príncipe de los Apóstoles, Ciertamente no estoy faltándole el respeto a un cardenal que se deja invitar, entrevistar y alzar como estandarte de oposición a un Sumo Pontífice que sería nada menos que "guiar a la Iglesia hacia la deriva doctrinal" - y todo sin jamás una clara negación de él en este sentido respecto a ciertas personas que lo utilizan para este fin en oposición al Santo Padre -, en realidad se revela por lo que es: un imprudente irresponsable.

que .

Ubi Petrus, ibi Ecclesia.

Amén!

.

.

.

Acerca de Padre Ariel

Ariel S. Levi di Gualdo Presbitero e Teologo ( Haga clic en el nombre para leer todos sus artículos. )

8 comentarios sobre "Acerca de “divorciado y vuelto a casar”. El poder otorgado por Cristo a Pedro “lazo” y de “disolver”

  1. Caro Don Angelo.

    Me reconecto con el tuyo (o mejor si permites “su”) comentario para decirte en pocas palabras lo que se requeriría, Tal vez, un libro.
    Soy el sacerdote despedido del estado clerical al que se refiere P.. Ariel en su artículo. Y ariel, en cuanto a paternidad, el es un padre de verdad, para esto viene espontáneamente, aunque un miembro del clero secular, llamarlo padre.
    Cuando me preguntó si podía mencionar mi caso de forma anónima en uno de sus artículos, Inmediatamente dije que si. Pero el saltó (deliberadamente), el paso fundamental, que voy a intentar decir.
    Siguiendo su sugerencia ( el de P. Ariel, quien fue mi confesor), Fui a hablar con mi obispo, y le dije la cosa. estaba equivocado, Por supuesto, mi error fue grave, Por supuesto, y especialmente, De eso, No había vuelta atra's.
    El obispo (la misma historia de siempre … incorregible!) me dijo que podía hablar inmediatamente con el obispo de alguna diócesis “prudente” una gran distancia de la nuestra, como en el extremo opuesto de italia, “Muévete del camino” (usó el término “problema”), y establecerse en otro lugar.
    Me encontré entre esta solución propuesta por el obispo, y la solución de P. Ariel que prácticamente me obligó a pedir una dispensa del ministerio., despido del estado clerical, y asumir mis responsabilidades como padre.
    Quiero aclarar que salí de mi parroquia en ese momento sin llevarme un euro, Dejé las cuentas en superávit y el efectivo en la mano, para ser claro, ¿Qué pasa si no obtuve el apoyo inicial de mis padres?, de mi hermana mayor, de los padres de la que pronto se convirtió en mi esposa, No se como hubiera sido.
    Quizás sea bueno señalar que el administrador parroquial que ocupó mi lugar (no siendo ciudadano italiano, no pudo ser nombrado párroco, pero administrar), después de dos años de mala gestión dejó las arcas secas, y, peor, las deudas a pagar!
    Mi historia no surge de una crisis vocacional, pero de un error que podemos llamar “accidente de tráfico irreparable”, y frente al cual he asumido mis responsabilidades. Amo a cristo y a la iglesia, Soy consciente que nunca dejaré de ser sacerdote, pero tuve que elegir ser padre y esposo. Y al hacer esto no he actuado por “reparar daños”, porque amo a mi esposa e hija.
    Y un día, como P. me ha dicho a menudo. Ariel verbalmente y por escrito: “entenderás que utilidad, en los planes de dios, tu tenias tambien, en la economía de la salvación”.
    Tuve un segundo hijo, un macho,hoy tiene un año y medio, Y yo entiendo, en su bautismo, lo que los padres sintieron tanto como yo, en ese momento pastor, Bauticé a sus bebés. Mi primera hija, en la situación entonces, de hecho ella no fue bautizada en mi presencia.

    He dedicado toda mi vida a vivir a rezar por los sacerdotes.

    1. Querido amigo y “sacerdos in aeternum”, créeme que no es retórica, dilo … “para irse son los mejores”.
      Soy un sacerdote de 18 años, y he sido testigo de estos 18 años, en mi diócesis, la renuncia al ministerio sacerdotal de cuatro sacerdotes. Uno, era un sacerdote extranjero, que, visto el bienestar y recaudó el dinero necesario, se entregó a otra vida. Los otros tres, en cambio, eran los mejores sacerdotes que teníamos. Y ellos no “Paso atrás”, ellos los ponen, en la condición obligada de hacerlo.
      Una oración y una bendición para tus hijos..

      1. Querido hermano.

        Hay varios sacerdotes que conozco que se han dirigido a mí como confesor o director espiritual. – lamentablemente no haber encontrado mejor en la plaza – que viven situaciones verdaderamente dramáticas, dentro de presbíteros literalmente contaminados, donde están los pocos buenos sacerdotes que dan gracias a Dios, a menudo se ponen en condiciones de real inhabilidad. Una vez le pregunté seriamente a un obispo sobre esto y me dio la respuesta exacta.: “No puedo ir contra treinta sacerdotes, con todo lo que esto conllevaría, para proteger a tres buenos sacerdotes. Si son buenos sacerdotes, que ciertamente son, que luego se protegen, No puedo hacerlo ".
        Me parece superfluo agregar más.

    2. Querido hermano en Cristo.

      Tu respuesta me honra, sinceramente, y me mueve … y me lleva a reflexionar que quizás fuiste un sacerdote mejor y más sensible que yo. Y entonces, porque tú? Pero este lo hace, que es una pregunta retórica, apenado, pero retórica. Como la abuela desesperada, ultraottantenne, que hace unos días, mientras enterrábamos a su sobrino solo 30 años, él me preguntó “porqué, El Señor, no me llevó?”.
      En una ocasión , padre Ariel, en una de nuestras entrevistas privadas, me hizo pensar diciéndome: “El señor de la muerte es el hombre, no es dios”. Y me habló en profundidad de la “pecado original” como no había oído hablar de eso, porque es verdad: inventamos la muerte (no nosotros directamente, obvio!), y como tal lo sufrimos, especialmente cuando nos parece particularmente “injusto”.
      Me cuesta decirte algo, pero no porque me avergüence tu historia (no importa!), sino porque me avergüenza mi insuficiencia ante el misterio, frente al cual humanamente uno se pregunta: “por que lo bueno y no lo malo?”.
      Y en Cristo encontramos la respuesta.

  2. Rev. Padre,
    ciertamente, todas las mañanas también echas un vistazo a las noticias en los periódicos.
    Hoy en día, los títulos citados aquí ofrecen una revisión de prensa exhaustiva.: http://www.lanuovabq.it/it/articoli-corvi-in-vaticano-avvoltoi-e-iene-nei-giornalida-repubblica-a-libero-una-chiesa-di-malfattori-14302.htm
    Algunas citas entre muchas:
    “Una gran operación de descrédito: el diablo está asediando el corazón de la Iglesia”
    “Nos venden basura a medias real como un instrumento de lucha en la cima porque la iglesia ya no es recta con autoridad y poder.. Si hay una conspiración (pero no hay), los pasdaran bergoglistas lo instalaron”
    ” La novela del Vaticano ha encontrado a su hombre negro: George Pell”
    Padre, una devastación general donde es difícil reconocer no solo a quienes creen en Dios y viven evangélicamente, pero tambien quien es el “buen padre de familia, quien es ladron, quien hijo pródigo…
    Cuantos talentos sin fruto.

    1. Estimado Ettore.

      Lo primero que hago por la mañana es agradecer a Dios y luego recitar la liturgia de las horas., la mañana alaba.
      Llevo años sin televisión en casa, luego un matrimonio me regaló uno, que me enciende cada dos días para 30/40 acta.
      Depende de mi, Me convertiría en sacerdote retirándome a un recinto estrictamente observador, cuando, sin embargo, presenté el asunto, algunos ancianos y entrenadores experimentados se rieron primero en mi cara, luego me dijeron que nací "para hacer fuegos artificiales" y no por el silencio del claustro.
      Y ciertamente tenían razón.

      No he leído los periódicos y escuchado las noticias, Me enteré de la noticia de todos modos …
      Puedo responder repitiendo lo que ya he dicho en privado a varias personas.: los reporteros hacen su trabajo, a veces tal vez incluso sucio, pero hacen su trabajo. Mientras nosotros sacerdotes, Por nuestra parte, no hacemos a menudo nuestro santo trabajo, te proporcionamos todo el “mejor” material, para hacer algo de su trabajo sucio.

  3. Cito el fragmento del artículo donde escribes:

    Queridos católicos y católicos con ánimo de enfrentamientos políticos con pretextos doctrinales, te das cuenta de que si muchos de los Padres se reunieron en Nicea y más tarde en los otros grandes concilios dogmáticos del, ellos dijeron: «No hay duda de esto!», actuando así en consecuencia, hoy no tendríamos, No digo la evolución de la disciplina de los sacramentos a lo largo de los siglos., ni siquiera hubiéramos tenido la percepción correcta de la Encarnación del Verbo, de la naturaleza humana y divina de Cristo Dios [hipóstasis]? Pero hay más: ni siquiera seríamos cristianos, pero solo una "secta herética" de judíos-jesuitas que se desarrolló en la antigua Judea y luego se extendió por todo el mundo.

    Aquí, Creo que solo un sacerdote muy sensible y un teólogo muy refinado pueden decir en pocas líneas todo lo que hay que decir con tanta claridad..
    Está claro: no hay gente tan crítica con los sacerdotes como nosotros los sacerdotes!
    Con todo y esto, aquellos … “políticos” que no quiere razonar, mientras se enfrenta con claridad, seguirán sin razonar, desafortunadamente.

  4. A mi personalmente este articulo, Estimado P. Ariel, el entendio muchas cosas. Sobre la base de sus reflexiones, Vi eso, por ejemplo, También para el Sacramento de la Reconciliación ha habido un cambio de DISCIPLINA a lo largo de los siglos.. Incluso entonces, ciertamente, alguien habrá pensado que, dando la posibilidad de confesarse varias veces en la vida, hubiera violado una ley divina (que se remonta a la era apostólica), así incentivando a pecar. En efecto, hoy damos gracias a Dios por el don de la confesión frecuente. Es verdad, entonces uno puede abusar de él, en cuanto a comunión, pero esta es una cuestión del secreto de los corazones. gracias de nuevo!

los comentarios están cerrados.