Ante el misterio de Cristo resucitado no podemos renunciar a vivir y reducirnos para sobrevivir

El dell'omiletica ángulo de los Padres de la Isla de Patmos

ANTES DEL MISTERIO DEL CRISTO RESUCITADO NO PODEMOS VOLVER A VIVIR Y REDUCIR PARA SOBREVIVIR

.

Mi conciencia como hombre, de católicos, de sacerdote y ciudadano italiano por lo tanto me exige que tome la siguiente decisión: Esta es la última vez que celebro la Santa Misa en vivo por televisión, porque no quiero convertirme en cómplice de una manera absurda y mortificante de hacer. Otros decidirán de manera diferente, pero no puedo, No tengo que hacerlo y no quiero hacer lo contrario, porque quiero vivir y no solo sobrevivir, Quiero ser un testigo responsable del Cristo resucitado., el único que nos libera del terror del mal y la muerte.

.

.

John Zanchi

.

.

PDF artículo para imprimir

.

.

hermanos,

la efigie de Santa Maria del Conforto, venerado en la diócesis de Arezzo

celebremos esta santa misa para la gloria de Dios y en honor a Santa María en la resurrección del Señor (cf Colección de misas de la Santísima Virgen María 15). El sábado está particularmente consagrado a la devoción mariana., porque el Sábado Santo la Virgen estaba sola en la faz de la tierra para creer y esperar en la resurrección de Jesús de entre los muertos; el Sábado Santo toda la fe de la Iglesia estaba "encerrada" en la Santísima María, siempre unidos en la fe obediente a su Divino Hijo. Por esto, recién resucitado, Jesús se apareció por primera vez a su Santa Madre; al respecto, Releyé parte de lo que San Juan Pablo II enseñó durante la Audiencia General de 21 Mayo 1997:

.

«Los Evangelios informan un pequeño número de apariciones del Jesús resucitado y, desde luego, no son el relato completo de lo que sucedió en los cuarenta días posteriores a Pascua. La virgen, presente en la primera comunidad de discípulos (En cf 1, 14), cómo podría haber sido excluido del número de aquellos que se encontraron con su divino Hijo resucitado de entre los muertos? De hecho, es legítimo pensar que la Madre fue probablemente la primera persona a quien se le apareció el Jesús resucitado.. La ausencia de Mary del grupo de mujeres que van a la tumba al amanecer. (cf Mc 16, 1; Mt 28, 1), quizás no podría ser una indicación de que ella ya había conocido a Jesús? Esta deducción también sería confirmada por el hecho de que los primeros testigos de la resurrección, a instancias de Jesús, fueron las mujeres, quien permaneció fiel al pie de la Cruz y por lo tanto más firme en la fe. ElEl carácter único y especial de la presencia de la Virgen en el Calvario y su perfecta unión con el Hijo en el sufrimiento de la Cruz., parecen postular su participación muy particular en el misterio de la resurrección. Presente en el Calvario durante el Viernes Santo (CF. Jn 19, 25) y en el aposento alto en Pentecostés (En cf 1, 14), La Santísima Virgen fue probablemente también un testigo privilegiado de la resurrección de Cristo., completando así su participación en todos los momentos esenciales del misterio pascual ».

.

San Juan Pablo II por lo tanto enseña que, entre los privilegios sobrenaturales singulares que Nuestra Señora tuvo de Dios, También apareció el Hijo que acaba de resucitar de entre los muertos.. Para nosotros, el encuentro con Jesús resucitado se lleva a cabo en primer lugar en el sacramento de la Eucaristía., celebrado en la Santa Misa y recibido en la Sagrada Comunión; bajo las apariencias del pan y el vino consagrados, de hecho está presente, realmente y sustancialmente el Jesús resucitado, en el cuerpo, sangre, alma y divinidad; ese mismo Cristo resucitado que los benditos ya disfrutan en el Paraíso, ese mismo Cristo resucitado que Nuestra Señora y los primeros discípulos contemplaron aquí en la tierra en el 40 días de la primera Pascua, ese mismo Cristo resucitado se nos comunica ahora en el Santísimo Sacramento del altar; la única diferencia entre los bendecidos en el cielo, Nuestra Señora y los primeros discípulos y nosotros somos que lo contemplan y lo contemplan en visión., por ahora solo en fe bajo el velo del Sacramento.

.

En la Santa Misa y en la comunión sacramental. Por lo tanto, disfrutamos de la presencia del Jesús resucitado que nos asimila a sí mismo y nos comunica su gloriosa vida.. Pero debido a la pandemia en curso, La gran mayoría de los fieles han sido privados durante demasiado tiempo de la gracia de participar en la Santa Misa y recibir la Sagrada Comunión.. Al principio, nuestros obispos justificaron esta privación muy grave como un sacrificio doloroso y un acto de responsabilidad por parte de la Iglesia., para fomentar la lucha común contra la propagación de la enfermedad e, en la emergencia de la emergencia, esto también podría ser completamente aceptable, esperando poder organizarse de manera segura. pero ahora, continuar negando la participación en la Santa Misa y la recepción de los sacramentos por tiempo indefinido, expone a nuestra gente a serios riesgos espirituales, más peligroso que los físicos; Enumero algunos de ellos: En primer lugar, el peligro de creer que la fe puede reducirse a una simple opinión subjetiva para vivirla solo en privado., sin forma pública y social y que, de hecho, una práctica religiosa sin ritos y manifestaciones públicas y reducida al cumplimiento de oraciones solitarias y actos filantrópicos sería más pura y madura; entonces el peligro de que la Iglesia esté totalmente esclavizada por el estado, sin ninguna libertad de predicación y acción, ni interna ni socialmente, como sucede por ejemplo en la China comunista, origen de esta pandemia que nos aflige; por lo tanto, el peligro de que nuestras iglesias sean consideradas falsamente los lugares más peligrosos para la salud pública y nuestras liturgias la principal fuente de propagación de la infección viral, mientras que las iglesias son los lugares donde es más fácil observar las reglas de profilaxis y la celebración de los sacramentos. son los actos menos peligrosos para la salud -; Finalmente, el peligro de que la gente se convenza erróneamente de la inutilidad de la fe cristiana y de la existencia misma de la Iglesia..

.

Ahora está claro que muchos políticos y sus expertos autodenominados, muchos periodistas, muchas, demasiadas personas comunes y corrientes quieren explotar la pandemia para aniquilar la presencia y el trabajo de la Iglesia en Italia, obligando a los católicos a practicar la fe incluso en las iglesias, pero los sacerdotes en el cerrado de las sacristías y los fieles en el cerrado de su propia casa, aislados el uno del otro.

.

Hasta ahora nos hemos adaptado a muchos sacrificios espirituales con gran sufrimiento. incluso en cosas muy importantes, pero ahora la situación ha cambiado, gracias a Dios y al sacrificio de muchos, y ya no es posible seguir viviendo así, a saber: por miedo a la muerte física, para sobrevivir y dejar de vivir; morir de desempleo para no morir de contagio viral; morir como Iglesia para continuar sobreviviendo como creyentes solteros apenas tolerados por el mundo incrédulo. Aquellos que no creen en Cristo resucitado de la muerte siempre e inevitablemente terminan sobreviviendo en lugar de vivir.: «Si los muertos no resucitan, comemos y bebemos, porque mañana moriremos » (1Cor 15, 32), entonces los ateos piensan y viven; pero los cristianos somos los testigos de Cristo resucitado de los muertos y no podemos renunciar a la vida para reducirnos a nosotros mismos para sobrevivir, ni como hombres ni como cristianos.

.

Esto también significa que las misas solo son televisadas han tenido su tiempo y ya no es necesario ni apropiado continuar celebrando en iglesias desiertas con toda nuestra gente reducida a una masa sin forma de espectadores más o menos involucrados; En muchos otros países afectados por la pandemia, continuaron celebrando la Santa Misa con la gente., ciertamente con las debidas precauciones; ahora es posible comenzar a hacerlo también en Italia, sin permiso de nadie, menos de todas las autoridades civiles, que no tienen poder para prohibirnos o permitirnos lo que tenemos que hacer en las iglesias:; ahora es posible comenzar de nuevo para celebrar los sacramentos con las personas en la iglesia, sin poner en peligro la salud física de nadie, ciertamente al hacerlo con la responsabilidad que nosotros los cristianos siempre hemos mostrado y enseñado abundantemente a otros en tiempos de calamidad. Por lo tanto, la transmisión en vivo de la Santa Misa debe regresar lo antes posible para ser un hecho excepcional y esporádico en el servicio espiritual solo de aquellos que, debido a una enfermedad o vejez, no pueden participar personalmente.; Todos los demás fieles deben poder regresar a la iglesia lo antes posible para celebrar y recibir los sacramentos..

.

Jesús dice: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si alguien come este pan, vivirá para siempre ... Quien coma mi carne y beba mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día ".. (Juan 6, 51. 54). Jesús dice "Haz esto en memoria mía" (Lc 22, 19); Jesús no dice: «Estabas encerrado en la casa por tu cuenta por miedo a morir porque hace lo mismo; cada uno para sí mismo y Dios para todos ".

.

Mi conciencia como hombre, de católicos, de sacerdote y ciudadano italiano por lo tanto me exige que tome la siguiente decisión: Esta es la última vez que celebro la Santa Misa en vivo por televisión, porque no quiero convertirme en cómplice de una manera absurda y mortificante de hacer. Otros decidirán de manera diferente, pero no puedo, No tengo que hacerlo y no quiero hacer lo contrario, porque quiero vivir y no solo sobrevivir, Quiero ser un testigo responsable del Cristo resucitado., el único que nos libera del terror del mal y la muerte.

.

Santa Maria, aplaudido por tu Divino Hijo acaba de resucitar de la muerte al amanecer de Pascua, intercede por nosotros y obtén del glorioso Señor la liberación de la pandemia y el coraje de profesar nuestra fe siempre y en cada lugar y circunstancia (seguro o peligroso) y, sobre todo, libéranos de la tiranía del poder mundano y de reducirnos para sobrevivir, prisioneros y paralizados por miedo a la muerte.

Alabado sea Jesucristo!

.

Iglesia catedral de Arezzo, 2 Mayo 2020

Señora misa los sábados

.

.

Las meditaciones en video de los Presbyter Mons. Giovanni Zanchi están disponibles en nuestra página

VÍDEO

.

.

Visita la página de nuestra librería AQUI. Después de la emergencia del coronavirus, la compañía de Amazon que imprime y distribuye nuestros libros tuvo que priorizar la distribución de las necesidades básicas.. La impresión y distribución de libros se reanudarán luego 4 Mayo.

.

«Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» [Juan 8,32],
llevar, difundir y defender la verdad no sólo tiene de
riesgos sino también costos. Ayúdanos apoyando esta isla
con sus ofertas a través del sistema seguro de Paypal:
 









 

o podéis utilizar la cuenta bancaria:

a nombre de Ediciones de La Isla de Patmos

IBAN IT 74R0503403259000000301118
en este caso, nos enviáis un correo electrónico de alerta, porque el banco
no proporciona vuestro correo electrónico y nosotros no podemos enviar una
acción de gracias [ isoladipatmos@gmail.com ]

.

.

.

 

administrador

Acerca de administrador

6 comentarios sobre "Ante el misterio de Cristo resucitado no podemos renunciar a vivir y reducirnos para sobrevivir

  1. Reverendo padre, una pregunta directa: desde mañana, 18 Mayo, podrán reanudar las santas misas coram populo, Tiene la intención de distribuir la Sagrada Comunión con guantes desechables.?

    1. Nadie puede obligarme a hacer tal cosa, por ello, lo que no se puede mandar porque es contrario al respeto sagrado de la Santísima Eucaristía, No lo haré.
      También porque la Autoridad Eclesiástica debe entonces explicar y responder con claridad y precisión a esta pregunta.: y guantes desechables, después del uso de la misma, que les pasara a ellos? Quizás tendrán que ser arrojados a la colección separada.?
      Imagínese si tirara los guantes usados ​​para tocar el Santísimo Cuerpo de Cristo en el reciclaje.
      Que quede claro: no se trata de desobedecer, por el contrario! Se trata de no ceñirse a lo que ultraja la Santísima Eucaristía, hacia el cual, de ultrajes, se han traído demasiados.

      Te daré otro ejemplo: Vez que, mientras estaba en una diócesis italiana, el obispo diocesano me dijo: «No te pongas sotana, porque mis sacerdotes, quien no lo lleva, les molesta que uno se ponga la sotana en público ". Contesté: «Vuestra Excelencia ha modificado el Código de Derecho Canónico y las disposiciones dadas al respecto por Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y la Conferencia Episcopal Italiana?" Entonces: Llevo la sotana como se esperaba, por lo tanto, que sus sacerdotes no protesten y que Vuestra Excelencia nunca más se permitirá sugerirme cosas contrarias a las leyes y disposiciones de la Iglesia "

      Aquí, siempre para aclarar lo que no es desobediencia en absoluto.

      1. Reverendo padre, Gracias. Me alegra tu respuesta. Sin embargo, en mi diócesis de pertenencia (Padova), Las disposiciones del obispo son muy claras y ciertamente no son idénticas a las suyas.. (http://www.diocesipadova.it/ripresa-delle-messe-con-il-popolo-il-decreto-del-vescovo-per-la-diocesi/).
        me pregunto: si acepto la S. Comunión de esta manera, Yo también soy de alguna manera culpable de un 'ultraje' – aunque solo sea porque lo permito – o no? ¿Y qué dice sobre la prohibición de recibir la comunión en la boca?? Gracias de antemano por su respuesta

        1. Manera Adriana,

          leer el último artículo del Padre Gabriel, porque dentro de ella encontrarás muchas respuestas a tus preguntas.
          En cuanto a mí, repito que ningún obispo puede obligarme a repartir la Sagrada Comunión con guantes de látex.; guantes que luego deben desecharse, Presumo en la recogida selectiva de residuos, porque tal cosa literalmente me horroriza.

          Algo muy importante, prestar atención a, porque es una trampa en la que es bueno no caer, es el uso ideológico y polémico de la Santísima Eucaristía.
          Sabemos de hecho que hay grupos de personas, hoy también acompañado de blogs y sitios seguidos, que luchan contra la Comunión dada en la mano. A estos ideólogos – porque tales son – no le podría pasar a “mejor” del coronavirus para incentivar sus propias controversias.

          Como les he explicado a menudo a los lectores: personalmente, Comunion en las manos, Nunca se lo he dado a nadie, respetando plenamente las disposiciones dadas en este sentido en su momento por la Conferencia Episcopal Italiana. De hecho, el decreto en cuestión, autoriza poder administrar la Sagrada Comunión en las manos o en la boca a elección de los fieles, queda a discreción del celebrante en ambos tipos, es decir, mojar la hostia sagrada en la Sangre de Cristo y ofrecerla a los fieles en la boca. Y así lo he hecho siempre desde que me convertí en sacerdote: Siempre he dado la Sagrada Comunión en ambos tipos.

          Las batallas libradas por ciertas personas, siti correo del blog, que no están en el cielo o en la tierra, por qué recibir la Sagrada Comunión en las manos con sagrada devoción, no es en absoluto el sacrilegio que están despotricando, casi siempre aferrándose a pseudoteologías o visiones catastróficas de algún místico o místico incomprendido.

          Comunion en las manos, por secular, Nunca lo he recibido. La primera vez que toqué la Santísima Eucaristía fue después de convertirme en diácono.. Siempre he preferido recibirlo en mi boca, pero siempre reiterando que, recíbelo devotamente en tus manos, no es el sacrilegio que muchos estan diciendo alrededor.

          Los fieles tienen diferentes sensibilidades, como los expresé tomándolos como ejemplo yo mismo, primero como laico y luego como sacerdote. Por lo tanto, no debe sentirse obligado de ninguna manera a recibir la Sagrada Comunión de una manera que pueda incomodarlo.. En tal caso, haz lo que tu conciencia te diga que hagas, por ejemplo, rindiéndose, en caso, tomar la comunión.

          La disciplina de la Iglesia establece que los fieles se confiesen al menos una vez al año y que reciban la Sagrada Comunión en Semana Santa. (Catecismo de la Iglesia Católica, NN. 2041-2043).
          La Iglesia no establece, ni ha establecido nunca, que es deber de los fieles tomar la Comunión con frecuencia. cualquier cosa, como de hecho el padre Gabriel siempre aclara en su último artículo, “comunion frecuente” es muy reciente, se remonta a la época del Santo Pontífice Pío X, para ser exactos en el 1905.

          Lo que no se debe hacer, sin embargo, es dar lugar a protestas y agresiones contra el episcopado., que en cuanto a la disciplina de los sacramentos, ciertamente no puede y no debe seguir instrucciones y órdenes de blogueros, varios sitios y periodistas de alto nivel que se han convertido en teólogos, y liturgistas, yo canonisti … sin tener ni la preparación, ni sensibilidad, ni la autoridad.

  2. Gracias por este fuerte testimonio.. Estoy muy triste por la situación actual., pero sigo cultivando una esperanza tenaz fundada en Nuestro Señor que “estará con nosotros hasta el fin de los tiempos”

  3. Decisión encomiable. Desafortunadamente, ahora se ha hecho un daño incalculable., y de diferentes formas y medidas todos somos más o menos culpables de ello, pero liderado por el CEIP (P = Patriótico), que (ejemplo mínimo) incluso nos hizo pasar por devoción en una transmisión directa el 1 de mayo de “evento de televisión” registrado 5 días antes.

los comentarios están cerrados.