Por qué no podemos llamarnos tradicionalistas ni mucho menos progresistas

- Editoriales de la Isla -

 

¿POR QUÉ NO PODEMOS DECIRNOS

TRADICIONALISTAS

NI MUCHO MENOS PROGRESISTAS

Los católicos que luchan en diferentes facciones ideológicas razonan y escriben de argumentos eclesiales con un lenguaje que tiene sentido sólo en el análisis sociológico al servicio de la dialéctica política, para comenzar de los términos más usados, como tradición en oposición y progreso, conservación en oposición a reforma, continuidad en oposición a fractura. En vez de esto, nosotros razonamos escribimos en términos unicamente teológicos. Nosotros estamos convencidos de que, cuando se trata de cuestiones fundamentales relativas a la vida de la Iglesia, ninguno puede hacer un discurso serio y constructivo que sea útil al pueblo de Dios, si noi recurriendo a las categorías y a los principios de la ciencia teológica.

Autor Antonio Livi
Autor
Antonio Livi

 

Las notas y los comentarios sobre la actualidad eclesial que nosotros de la Isla de Patmos hemos publicado en estos meses puedensangiovanni2.jpg parecer, para un lector que sea en algún modo prevenido, una enésima contribución a la más antigua controversia entre católicos "conservadores", o "tradicionalistas", sea moderados que extremistas; y católicos "progresistas", o "reformistas", sea moderados que extremistas. Las comillas que he usado para cada una de estas etiquetas están a indicar que tales posiciones ideológicas son las calificaciones Sociológicas - de sociología de la cultura y de sociológica religiosa - que algunos se enganchan mutuamente en una escaramusa retórica donde escasea el realismo teológico y abunda la fabulación idealista. De hecho ninguna de estas posiciones se encuentra realmente en estado puro, en forma coherente y completa, en una sola persona, en la conciencia de un creyente en huesos y carne que se tenga en preocupacón el destino de la Iglesia en general y de la propia alma particular. Pero de la irrealidad producida por la visual sociologística de las cosas de la fe católica diré más adelante.

REDACCIÓN autor Isla de Patmos
El águila simboliza el Apóstol Juan

Ahora quiero decir que se equivoca quien ama poner a nosotros de la Isla de Patmos de una parte o de la otra de esta barricada virtual. Yo y los otros escritores de laIsla de Patmos hemos sido acusados por algunos de ser demasiados hostiles a lefebvristas y a los sédévacantistes, así como otros nos acusan de no ser suficientemente "bergoglianos" - circula en Italia esta denominación tragicómica -, por el hecho de que no nos acomodamos a las letanías de quien acoge todas las oportunidades para - supuestamente - intenciones reformistas y / o revolucionarias Papa Bergoglio. Todos se sienten con derecho a etiquetarnos, de hecho pretenden que nosotros mismos nos auto-etiquetemos desplegandonos oficialmente de un lado o del otro; y desde que nosotros reclamamos nuestro sagrado derecho de no tomar partido en absoluto, por lo que entonces nos encontramos en serel blanco del fuego cruzado de los fanáticos de una o de la otra parte.
Los progresistas les gusta recurrir al viejo pero todavía retóricamente útil razonamiento leninista de que "quien no es revolucionario es cómplice de la clase dominante". En Italia se prefiere desde siempre la versión gramsciana, sosteniendo que todo intelectual deve ser "organico a la revoluición". Se trata sin embargo de un argumento que, traducido en el “politicante” de hoy, suena así: "La equidistancia es un modo disimulado de apoyar la parte a la cual secretamente se pertenece". En cambio los tradicionalistas nos acusan de ser “normalistas”, de cerrar los ojos a la terrible realidad de la crisis que aflige a la Iglesia, razón por la cual nos juzgan irresponsables y no dudan en echarnos en cara las reprimentas que la Escritura dirige a los malos pastores y a los falsos profetas: "perros mudos", "ciegos que guían a otro ciego", etc..

ALEMANIA, Bonn, "Online" - miniaturas humanas en un teclado de computadora.
… no hemos tomado parte por ninguna facción

Nosotros decimos nuevamente que no tomaremos partido de ninguna facción, porque estamos convencidos de que para ser coherente católicos no es necesario estar sesgados. De lo contrario propio la coherencia en la fe católica sugiere de no adoptar actitudes y lenguajes que son propios de las facciones, de los partidos, de las ideologías. Hace muchos años un santo sacerdote advertía de no reducir la santa Iglesia a una de las muchas iglesillas que siempre se han formado dentro de la Iglesia y que tienden a discutir la una con la otra o buncan de hacer proselitismo la una contra la otra: decía: "Yo no soy un fanático de ninguna forma de apostolado, incluso la practicada por el trabajo que he fundado " … La iglesillas dañar la unidad de la Iglesia y es contraria a las exigencias de la caridad entre sus miembros, incluso cuando usted está en bienes secta, el tipo de esas sectas que se formó ya en los albores de la Iglesia, como lo demuestran las recriminaciones que leemos al respecto en las cartas de St. Paul y en las de San Juan. Cada bitácora con una propensión a convertirse secta arroga la interpretación de la verdad infalible - apelando a la Tradición, espíritu del Concilio o directamente al Espíritu Santo -, pero el fanatismo no tiene nada divina y en su lugar es algo "humano, Too Human ", como dijo Nietzsche en otra cosa. El fanatismo se produce a partir de las peores miserias del espíritu - la presunción, ambición, la exaltación de su grupo, particularismo, la esclusivismo, envidia sociales -, miserias que la conciencia del individuo puede reconocer fácilmente, pero que luego se "sublimadas", Freud diría, cuando el individuo se apoya psicológicamente sí y formar el "espíritu de equipo", con la que es fácil encontrar mil excusas para las cosas injustas pragmáticas que usted piensa, que dices y haces.

L'ideología?

No, Gracias! Si se trata de la Iglesia

Yo prefiero la teología

 

Karl Marx
el pensador alemán Karl Marx
El cardenal Marx
un alemán del mismo nombre: El cardenal Reinhard Marx

La crítica de la ideología nace con Marx, y marxistas, incluso en el siglo XX - por ejemplo,, Francés Louis Althusser - cree que luchar y ganar la ideología de "burgués" por "ciencia", que para ellos era sólo el marxismo. Proyecto fallido, porque en la política - o en la economía política - no hay ciencia posible, y el marxismo, ya que tuve que escribir tantos años atrás, es nada si no es una ideología, entre otros, "La ideología de la revolución" (1). Pero cuando se trata de la verdad revelada, fundamento de la fe de la Iglesia, entonces existe la ciencia, y teología. Y la teología es la crítica de cualquier ideología dentro de la Iglesia. De hecho, es la teología de la conciencia crítica de la fe católica, está basado en el supuesto por el estatuto de la distinción entre el dogma y la opinión, entre la verdad común a todos los creyentes y una hipótesis de interpretación y / o aplicación pastoral. Sólo aquellos que examinar la realidad eclesial con un criterio teológico es capaz de distinguir la opinión de los dogmas, y sólo a partir de esta distinción puede y debe criticar cualquier opinión, También legítima, que quiere hacerse pasar como verdad absoluta, identificando así con el dogma. Una opinión teológica que ignora sus límites devy ser criticado, porque va en contra del estatuto epistemológico de la teología, absolutizar la propia y excluyendo otras opiniones, Congreso Nacional Africanoél los que debe considerarse - porque son - tan legítimo.

vera y falsa teología
La obra de Antonio Livi: VERA E FALSA TEOLOGIA

En un ensayo publicado un par de años me dijo que un grave pecado contra la fe común es precisamente lo que muchas escuelas teológicas han hecho, en Historia de la Iglesia, absolutizar su posición y "excomulgar" los que apoyan a otro (2).
Pero se puede aplicar, en la práctica, este criterio tan estrictamente teológica? Ciertamente, que nosotros estamos aplicando dell 'Isla de Patmos. Aplicamos la obtención, cabe notar, buena teología de la necesaria distinción entre “dogma y “opinión. Esta distinción es clásico, tanto es así que inspiró a los padres de la Iglesia para que este programa sea clara y útil de la dialéctica eclesial: "En necesario, Unitas; en dudoso, Libertas; en toda caridad!". Nos apegamos a esta política de actuar siempre como católicos sin etiquetas, como católicos sin anteojeras, como católicos, pero no aburrida mente abierta, que es muy abierto con la mente y el corazón para apreciar cada contribución que parezca útil para la comprensión de la verdad revelada. Para ello estamos acostumbrados a proponer toda nuestra reflexión sobre la fe y en los asuntos humanos de la Iglesia como una opinión entre otras posibles, es decir, como una tesis que pretende ser realmente respetuoso de la otra, y también acogedor sobre otra. Para no caer en el error de hacer un conjunto de todas las hierbas, etiquetado como autor “amigo o “enemigo simplemente porque pertenecen a una determinada corriente teológica, en un periódico o de un determinado grupo en la iglesia, sin proyección, caso por caso, si lo que dice en una ocasión dada, es verosímil. Si es, no dudamos de mencionarlo o incluso publicarlo, advirtiendo los que no deben entender que sólo pasa un solo argumento de un autor no significa “casarse” todas las opiniones y todas las intenciones. Medios incluso sentir la solidaridad o cómplices de todas las cosas que sus amigos o socios han hecho o quieren hacer. Es “distinguir para unir” como Maritain parando otra (3): en este caso, se trata de dall'opinione dogma distintivo, ayudar a unirse en nuestra fe común a todos los que se consideran erróneamente - o se creen - separados o marginados o excluidos a causa de la adopción de diferentes puntos de vista o diferentes métodos teóricos pastorales legítima, que es compatible con la fe de la Iglesia.

Radaelli
la obra del filósofo Enrico Maria Radaelli

Los criterios que he expuesto es la misma política que me ha traído, incluso antes de participar en la empresa del apostólica’Isla de Patmos, escribir prólogos o epílogos a libros de autores de quienes no comparten la ideología, sino también escribir las cosas que creo que son dignos de ser tenidos en cuenta sine ira et studio. Me acuerdo que yo escribí el prólogo de un libro sobre la oración liturgista claretiano Matias Augé, que contienen las ideas compartidas, aunque en otro lugar, se ha alineado a favor de una reforma más radical de la liturgia según el vigente, que es progresiva (4); así que ¿cómo puedo mencionar que escribí prefacios para tres ensayos eclesiológica Enrico Maria Radaelli, un erudito secular, discípulo de Romano Amerio, lugar declara tradicionalista, aunque si después, en la cara de mis reservas, diciendo que quería corregir la dicción “tradicionalista”, que no cambia la sustancia: siempre es una ideología (5). Si embargo,, como ya dije, valor en un marco global de la ideología se puede encontrar y mejorar tesis auténticamente teológica, y tengo muchas ganas de reforzarlos, porque están cegados por el fanatismo ni perseguir fines ideológicos absoluto.

La gravedad de temas teológicos

no permite simplificaciones y generalizaciones

que son fundamentales para la ideología

 

Bernard Fellay 2
El Obispo Bernard Fellay, superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X durante una pontificio
abusos litúrgicos
un obispo durante una “escena” litúrgica con payasos sobre el presbiterio

En el razonamiento de los tradicionalistas y progresistas Veo demasiada precisión en la recopilación de datos y en su interpretación, como yo lo veo demasiada agua (Eventos de la Iglesia) traído a su molino (intereses humanos, individuo o grupo). Nos dell 'Isla de Patmos nos abstenemos de hacer discursos ideológicos, sobre los eventos de la Iglesia, porque queremos hacer en la Iglesia sólo discursos teológicos. La crítica o desprecio por aquellos que no entienden las razones de nuestra neutralidad en relación con la gran guerra entre las facciones no nos conciernen, y no nos importa. Los problemas que enfrentan (el dogma, la pastoral, la liturgia, el concilio ecuménico, el sínodo de los obispos, Conferencias Episcopales, teólogos etc.) seguramente nos interesará, pero no quieren hacer frente a ellos “con” ellos (como facción), al menos no “como” ellos (cuando hablan como representantes de una facción). Transformaron una serie de fragmentos de verdad (encuestas históricas y sociológicas, por su propia naturaleza temporal y parcial) en una visión global de los asuntos del mundo, incluyendo los asuntos exteriores de la Iglesia Católica. A fuerza de la extrapolación de los fenómenos observados alguna teoría general (que es epistemológicamente incorrecta, porque ninguna ciencia se permite la inducción ilegítima), han creado personajes imaginarios y eventos, induciendo su audiencia hacia el desánimo o la esperanza mesiánica apocalíptica. Todo el mundo recuerda las reflexiones sinceras de Benedicto XVI sobre los medios de comunicación Consejo, un evento imaginario que no animar durante medio siglo fans Reforma de la gran pro-luterana y ha sumido en la desesperación del fans Tradición duro y puro.

La Isla de PatmosAdvertencia: de nosotros 'Isla - Yo en particular - no lo desprecio o condeno cualquiera de estos Observadores romanos quien quiso tomar partido por una u otra parte. A veces se trata de personas inteligentes, educado e inspirado por las mejores intenciones de servicio a la Iglesia. Pero nunca he podido compartir - desde un punto de vista teológico - el juicio sumario que algunos autores han querido y todavía quieren hacer la vida de la Iglesia "como tal", creen que han sido capaces de evaluar adecuadamente la buena o mala que ciertos eventos producen en el Cuerpo Místico de Cristo. En las obras de estos autores no carecer de análisis profundo y evaluaciones ampliamente compartida, pero siempre me conozco siquiera la pretensión de una síntesis imposible y por lo tanto carece de fundamento. Me pregunto: lo que es el referente real de sus discursos? Cuando hablan de "Iglesia" o "catolicismo" en lo que concretamente se refieren? Nosotros, los humanos - tenemos que admitir si nosotros nociones teológicas básicas - no sabemos nada de los planes de Dios y su intervención en el secreto de la conciencia de todo hombre. Esta es una verdad básica que todos los autores que me refiero en teoría admiten; pero entonces, porque se imaginan que pueden conocer cómo va y hacia dónde va la Iglesia “como tal”? Ellos, de hecho, se limitan a analizar y evaluar algunas cosas de las que por fuera parecen en la conducta de los hombres de la Iglesia, y / o instrumentos de doctrinal y disciplinaria, en el traje de los fieles en las diversas partes del mundo católico. Saben hacer referencia a una evidencia empírica magro pocos, pero luego lanzarse como frente a acontecimientos trascendentales y profetiza y otro más “Nuevo Pentecostés, o diagnosticar enfermedades fatales para la Iglesia, creyendo que ha necesitado todos los datos para aplicar con certeza en este momento en las profecías del Apocalipsis “gran apostasía.

El uno y los demás son libres de especular en sentido positivo o negativo el presente y el futuro de la Iglesia, pero ciertamente no con laideología afirman que tales fantasías son certezas teológicas. El lenguaje es sin duda teológica, pero el mensaje es ideológica, no teológica. Usted debe tener en cuenta que un mensaje teológico es si se puede traducir estos términos precisos epistémica: es "una cosa que Dios ha revelado", o al menos se desprende lógicamente de la persona que reveló. Hable acerca de las cosas del Apocalipsis "con temor y temblor" es precisamente el verdadero creyente y el teólogo verdadero. En lugar, alarde de una seguridad sin ninguna base científica es lo que haces en el mundo cuando se trata de política - el lenguaje de la política siempre se hace sobre la base de la retórica sociológico - y eso es lo que haces en la teológica cuando’intensamente profundizado que se ocupa de los problemas de la Iglesia es más ideológica que teológica. He aquí, pues depende de la teología, por un deber de justicia para la Católica pública, a distanciarse de esa ideología tan conservador, progresista.

becerro de oro
uno de los resultados naturales más antiguas de la ideología: el becerro de oro

Católicos que jugó en una de estas facciones ideológicas que piensan y escriben sobre temas eclesiales con un lenguaje que sólo tiene sentido en el análisis sociológico al servicio del discurso político, para comenzar de los términos más usados, como “tradición en oposición y “progreso,” “conservación en oposición a “reforma, “continuidad en oposición a “fractura. En su lugar, - repito - razonamos y escribimos en términos sólo “teológicos”. Nosotros estamos convencidos de que, cuando se trata de cuestiones fundamentales relativas a la vida de la Iglesia, nadie puede hacer una conversación seria y constructiva - que es útil para el pueblo de Dios - si no es recurriendo a las categorías y los principios de la ciencia teológica. Estudiar los problemas actuales de la Iglesia con las categorías y los principios de la ciencia teológica significa ser humilde - porque la teología se compromete a respetar los límites de la comprensión humana de los misterios revelados, renunciando a los reclamos de racionalismo - pero es la única manera de evitar discursos superficiales y frívolas, en lugar de responder a las necesidades del apostolado. ¿Por qué es el apostolado al que apuntamos siempre, primero con el ministerio sacerdotal, y luego también con los escritos. Lo que nos mueve y nos guía, como sacerdotes de Cristo, es siempre y sólo nuestra responsabilidad pastoral, el deber de contribuir a la vida de fe de las personas con las que estamos en contacto directo o indirecto.

¿Cuál es el enfoque teológico

 

aire
“el oro auténtico no admite adjetivos”

La primera tarea de la labor teológica es siempre indican, en todas las ocasiones y sobre cualquier tema, que son la “artículos de fe”, es decir, los pocos y más ciertas verdades que deben guiar el pensamiento y la práctica de todos los católicos, independientemente de opiniones libres sobre la interpretación científica y pastoral aplicación - en sí mismo contingente - el dogma. Es por esto que he dicho que el criterio teológico es el único capaz de distinguir, discursos sobre la eclesial, dall'opinione dogma, evitando a relativizar la salida absoluta del dogma y de la opinión, al igual que las ideologías de ningún tipo. En consecuencia, no tomamos partido con los conservadores o progresistas porque teológicamente estos nombres no tienen sentido. No tendría sentido que profesan "católicos tradicionalistas" o "católicos progresistas", porque ante Dios y ante el pueblo de Dios importaciones sólo profesar la fe católica y ser fieles a la doctrina de la Iglesia. Y la lealtad a la disciplina de la Iglesia y su doctrina admite muchas rutas diferentes, muchos modos de expresión y muchas variaciones operativas. Somos y decimos simplemente "católica". Dijo que santa que he mencionado antes que "oro genuino no admite adjetivos", y de hecho, si uno vende oro con unos pocos adjetivos para decir que él quiere vender oro es otra cosa. Frente a los problemas del dogma y pastoral, la única cosa que importa es identificar, profesar y defender la verdad de la fe católica, que es común a todos, y en el que puede que no haya divisiones, facciones o partidos.

la libertad de pensamiento
“se posee todo el derecho a juzgar los hechos que suceden y las ideas que circulan en la Iglesia, pero lo importante no es transformar el juicio sobre hechos individuales, verificables y justificables con criterios cristianos, en un juicio global sobre las personas, doctrinas e instituciones”

Pero entonces, usted no tiene la libertad de pensamiento? Usted simplemente no puede tomar una opinión sobre las cosas que suceden en la Iglesia y que está en boca de todos? No es legítimo para expresar juicios de valor de matriz sobre las tendencias actuales eclesiales si la reforma del papado en un "sinodal" o la conservación de las estructuras tradicionales? No se puede estar en contra de la reforma litúrgica de Pablo VI y en favor de "Vetus Ordo"O viceversa? En conclusión, Los católicos tienen el derecho de pensar y de calificar como conservadores o progresistas? El se volvió a casar a tales preguntas es obvia: sin duda tiene todo el derecho de juzgar los hechos que suceden y las ideas que circulan en la Iglesia, pero lo importante no es transformar el juicio sobre hechos individuales, verificables y justificables con criterios cristianos, en un juicio global sobre las personas, doctrinas e instituciones, hacer un paquete de todas las hierbas y dejar sistemáticamente a la caridad y la justicia. Sobre todo, no se puede activar una opinión - por su naturaleza, hipotética y contingente - en un sistema de pensamiento apodíctica. No se puede extrapolar a partir de observaciones empíricas de detalle una ley científica general que va más allá de todos los límites de la verificabilidad y cada justificación epistémica. En otras palabras - en términos estrictamente lógicos - no se puede ir de opiniones bien circunscritas en la materia y en el tiempo a una ideología. La ideología es el arma preferida de la política, sino que es la negación de la conciencia crítica que apoya el trabajo de toda la ciencia, también y sobre todo de la ciencia teológica. Por lo tanto, puede suceder que una opinión, limitado a un tema específico y por lo tanto perfectamente legítimo, para que cualquier persona debe considerar desapasionadamente examinar el permisible y aceptable, a continuación, se convierte, si quien defiende pones scriteriatamente absolutizar, ideología totalitaria, que genera el fanatismo. (Pasando, recordar que "fanático" es un adjetivo con el que los teólogos de paganos DESIGNADOS cristianos que celebraban sus cultos en los bosques sagrados).

Credo1
Símbolo de la fe Credo Niceno

El punto de partida estándar al principio de cada argumento con respecto a la Iglesia - Y luego irse cuando las cosas se complican y carece de claridad - es: deberán mantener siempre que por la gracia de Dios que los cristianos como criterio teológico absolutamente seguro, a saber, que "Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". Pero el conocimiento de la verdad revelada, la fe que nos salva, nunca es la fe "subjetiva" - Luterana, modernista -, una verdad que puede ser inventado arbitrariamente por alguien: siempre y sólo la fe es profesada por la Iglesia, es decir, el dogma. En dogma - el "Credo de los Apóstoles"O"Niceno-constantinopolitano", a saber, "Credo"Eso recitamos en la Santa Misa los domingos - todos reconocemos plenamente de acuerdo y estamos perfectamente unidos. Luego, del dogma, son posibles y, de hecho, históricamente producido muchos "interpretaciones"Teoretiche y"aplicaciones"Prácticas. Tales interpretaciones y aplicaciones son siempre legítimas e incluso útil para la vida de la Iglesia si permanecen absolutamente fiel al dogma, de la que, de lo contrario, es la corrupción de la verdadera fe (heterodoxia) o desviación del camino correcto mostrado por Cristo (cisma). La distinción conceptual entre el dogma y la opinión teológica, entre la verdad y supuestos indiscutibles permisible, es difícil pero necesario, y para ilustrarlo en términos estrictamente científicos He dedicado mi tratado sobre "VERA E FALSA TEOLOGIA", que los creyentes acostumbrados a la lectura de periódicos y revistas "católicos" que los libros de texto han ignorado deliberadamente, mientras que los teólogos que en ese libro me criticó intentado de todas las maneras para retirarla de la circulación (6).

Debido a que es inútil o incluso perjudicial

enfoque puramente sociológica

la vida de la Iglesia

 

la oración teología
teología está orando
boxeadores
la ideología se convierte en peleas

Para aclarar de nuevo lo que distingue el enfoque teológico de lo ideológico la vida de la Iglesia, Tomo nota de que las ideologías eclesiales de todo tipo - desde los extremos de la anti-tradicionalismo y el progresismo conciliarista conciliarista reformador, las muchas posiciones que se presentan como "moderado", como una "tercera vía" - se basan en encuestas de buen grado sociológicos, incluso los datos estadísticos. Y cuanto más los argumentos son de este tipo, el criterio más auténticamente eclesial está nublada. Me gustaría llamar la atención de los que hablan y escriben de eclesial problemas de lo inútil, cuando en realidad no es perjudicial, el enfoque sociológico de la vida de la Iglesia, porque cualquier cuenta que se basa en los datos - empírica o científica - de la sociología religiosa no puede ni siquiera tocar la superficie de la realidad actual de la vida de la Iglesia. La Iglesia, de hecho, es un misterio sobrenatural; su vida real, esa es la gracia que santifica y salva a las almas individuales en la realidad de la historia humana, no podemos saber nada y tenemos que estar satisfecho de la verdad meta-histórica que Dios nos ha revelado. No podemos saber con seguridad, más allá de las apariencias que son siempre engañosa, ¿Quién pertenecega realidad, en este momento, el cuerpo místico de Cristo es la Iglesia, ya que no podemos pretender saber cuáles son los planes de la Providencia concreto que realmente gobierna, "Todo lo que viene para el bien de los que aman a Dios", como está escrito en "Carta a los Romanos". De lo que realmente es una cosa buena o mala en la vida de la Iglesia, creemos que sólo tenemos una pista a través de la fe en la revelación divina, y algo verificación experimental en el examen de su conciencia (es decir, en la mística, incluso ordinaria, que capacita al creyente para detectar, la luz de la fe, los efectos de la gra Invisible sensibletía divina), así como la experiencia pastoral (que es visible en los resultados de aumento de tiempo apostólico en la fe de la próxima).

tren moderno
Tren evolucionó …
viejo tren
tren contorneado …

El progreso o involución de los cuales hablan mucho, en sociológica, progresistas y la conservatori son en el mejor de hipótesis digna de respeto - si las intenciones son muy buenos - pero nunca es ser tomado demasiado en serio, porque - repito - la falta de seriedad científica, observar sólo los fenómenos de masas, juzgar situaciones que no se pueden evaluar en profundidad, en concreto existencial de la vida cristiana, donde se lucha la batalla diaria entre la gracia y el pecado. Incluso para los progresistas y los conservadores, encerrados en sus esquemas ideológicos, esa es la amonestación del Espíritu Santo por la boca del Apóstol: "Ellos hablan de lo que no saben". Nos dell 'Isla de Patmos, sabiendo que sólo hablamos de lo que sabemos - St. Paul dice: "Yo creo, y es por eso que hablo "-, hacemos los portavoces de esos profetas tristes anunciando un cisma inminente, e incluso de aquellos profetas hiliar anunciar la venida del Reino a través de una nueva Iglesia "sínodo ecuménico". Nos dedicamos para recordar a todos que la sociología de la religión y la política eclesiástica proporcionar información de poco interés para la vida cristiana de los creyentes individuales, a lo que se anunció, en cada época y en cada circunstancia sociopolítica, la verdad del Evangelio sin glosa, como San Francisco. O mejor, con todas las glosas necesaria para poder distinguir lo que es lo esencial (el dogma) de lo que es accidental (opiniones teológicas).

triple corona
… y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella

La referencia constante a cualquier discurso propiamente teológica no son los movimientos de las masas anónimas detectable sociológicamente: es la vida de fe de cada persona, directa o indirectamente accesible por el mensaje, que tiene que mantener en su corazón la verdad revelada, esa es la única esperanza de salvación. Por todo esto hablar propiamente teológica debe basarse sólo alguna vez en el dogma, en cierta doctrina de la Iglesia, que se expresa en las declaraciones formales (dogmatiche la fórmula), que no dan lugar a dudas, no es probable que las interpretaciones contradictorias. Gracias a Dios, aunque pueden ser o parecer eventos eclesiásticos desconcertantes de las últimas décadas, todos nosotros, los católicos siguen teniendo como punto de referencia y más cierto dogma tópico, preparado por la tradición eclesiástica con la evolución parte homogénea por los Apóstoles y llegar hasta el último concilio ecuménico; un dogma que todos puedan encontrar claramente expuesta y debidamente sintetizada en "Catecismo de la Iglesia Católica", que es uno de los méritos históricos de la papa que quería (St. John Paul II). A los que dicen que es absurdo "pasado" - se alegra o se preocupa - no hay que olvidar que se trata de un documento del magisterio postconciliar que no ha sido derogada por cualquier acto oficial del magisterio, ni nunca puede ser. La Iglesia es de Cristo, Benedicto XVI recordó el momento de abandonar el ministerio petrino, y por esta razón es infalible, es decir, nunca sucumbirá a las "puertas del infierno". Siempre será Mater et Magistra. Sacerdotes John Cavalcoli, Ariel S. Levi Gualdo y yo estamos seguros de por qué dijo él, no porque hemos oído de algún teólogo, es conservador o liberal.

Entrada Domingo de Adviento

      Entrada Domingo de Adviento
Los autores de la Isla de Patmos promueven la protección del patrimonio de buen canto y del latín litúrgico

___________________________________

NOTAS

(1) Ver Antonio Livi, Louis Althusser: "Para Marx", Emitida, Madrid 1973; Fernando Ocariz, Marxismo, la ideología de la revolución, editado por Antonio Livi, Ares, Milán 1976.
(2) Ver Antonio Livi, Interpretación o re-formulación del dogma?, ReNinguna verdad de la fe. Lo que hay que creer y que, por Gianni Battisti, Casa Editrice Leonardo da Vinci, Roma 2013, PP, 21-94.
(3) Jaques Maritain cfr, Distinguir para unir, El conocimiento y Grados, Desclée Brewer, París 1931.
(4) Antonio Livi, Presentación, en Matias Augé, Un misterio que se ha redescubierto: oración, Pauline, Cinisello (Milán) 1992.
(5) Ver Antonio Livi, Presentación, Enrico Maria Radaelli en, El misterio de los ojos vendados Sinogoga, Effedieffe, Milán 2002, PP. -IX; Lo mismo, Introducción. Las desventuras de un filósofo cristiano, Enrico Maria Radaelli en, Romano Amerio. De la verdad y el amor, Costantino Marco Editorial, Lungro de Cosenza 2005, PP. VII-XXVIII; Lo mismo, Prefacio, Enrico Maria Radaelli en, La Iglesia anuló. Teología estética Encuesta, en la forma y el lenguaje del magisterio del Papa Francisco, Gondolin Editions, Verona 2014, PP. -XX.
(6) Ver Antonio Livi, VERA E FALSA TEOLOGIA. Come distinguere l'autentica "scienza della fede" da un'equivoca "filosofia religiosa", Casa Editrice Leonardo da Vinci, Roma 2012. Ver también La verdad de la teología. Hilos de señaletica lógica de "Verdadera y falsa teología" de Antonio Livi, por Marco Galgos y John Covino, Casa Editrice Leonardo da Vinci, Roma 2014.

Acerca de La Isla de Patmos

6 comentarios sobre "Por qué no podemos llamarnos tradicionalistas ni mucho menos progresistas

  1. Rev. Padre,

    su, sus palabras son siempre luz en la oscuridad, alivio para la conciencia, para la mente. El suyo es un estricto ejercicio, muy agotador, cordial, verdaderamente al servicio de la verdad, la estrella del norte que debe guiar nuestra navegación incierta en la mortalidad: uno encarnado por Jesús, por la fe en Dios, la del primer mandamiento, la del "Credo".
    Ruego a Dios que esta "lección teológica" se da a conocer en el primer lugar de todos sus hermanos consagró porque - en la diversidad de carismas, de los ministerios y las "facciones", de la miseria humana – ¿También son dueños de la declaración "lo que nos mueve y nos guía, como sacerdotes de Cristo, es siempre y sólo nuestra responsabilidad pastoral, el deber de contribuir a la vida de fe de las personas con las que tenemos contacto directa o indirectamente con el diseño de Dios para todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad ".
    Navidad sería una más cristiana, nos sentiríamos más hermanos!

  2. Gracias Don Livi, de este artículo y por la información valiosa sobre lo que realmente importa en la vida de fe. Lo necesitamos para recordar todo el tiempo, especialmente a ustedes pastores, de lo contrario te pierdes en disputas estériles.
    Saludos y los mejores deseos.

  3. Paz y bien a todos!

    Al leer el texto “¿POR QUÉ NO PODEMOS DECIR TAMBIÉN progresistas de Estados Unidos TRADICIONALISTAS MA”

    si usted puede leer la breve introducción de abajo:

    …lenguaje que sólo tiene sentido en el análisis sociológico al servicio del discurso político, para comenzar de los términos más usados, como tradición oposición y el progreso, conservación en oposición a la reforma, continuidad en la oposición a la rotura. ..”

    Por lo tanto, Quiero preguntar si el uso de estos términos no se aprende de la eclesial actual linguagio, porque tal, Benedicto XVI habló también de “hermenéutica de la reforma en la continuidad”. Esto suena a términos conttraditorio, No? La reforma no pressupone, continuidad? Por lo tanto, como la necesidad de hacer hincapié en la continuidad?

    Saludos desde Brasil

  4. Rev. Padre,
    Transcribo este incipit:
    En la historia del Evangelio la primacía pertenece a la reunión, es decir, la creatividad pastoral, no la doctrina. De lo Contrario, tener reuniones en el nombre de la misericordia que luego determinan el desarrollo de la doctrina.
    http://www.avvenire.it/Chiesa/Pagine/Paglia-non-disperdere-il-tesoro-del-Sinodo-.aspx
    ¿Qué se está apoderando de la torpeza de nuestra Iglesia Católica, una situación dramática, una tragedia terrible, y hasta tanto papel? Ceguera y sueño de la conciencia espiritual, nublada por el dolor ..... para complacer al mundo!
    Apenas refrenar la ira, nuestra fe exige la caridad, humildemente implorar:
    María, Consuelo de los Afligidos, Ruega por nosotros
    Venir, Señor Jesús, no se demore ..

  5. Rev. Padre,
    Perdona esta posdata.
    ¿Puedes explicarme por favor las reglas canónicas que deben observarse en la celebración de la Santa Misa(La moderación en todas las cosas) en términos de la santidad de la casa de Dios, solemnidad de la celebración, litúrgica rigor, respeto, decoración, sobriedad de atuendos, elección de la música, bailes, cantos, presentaciones. El otro día, en la Basílica de San Pedro, en el aniversario de la Virgen de Guadalupe, parece haber sido ampliamente renunciado …. Espero que Dios, en su infinita misericordia,
    basta con ver las almas y no las formas.

  6. "En necesario, Unitas; en dudoso, Libertas; en toda caridad!".

    Reconozco en esto. El contenido de la fe puede resumirse como: Yo creo en Cristo, nacido, muerto y resucitado! Este es todo el contenido de nuestra fe… todo lo demás es accesorio innecesario!

Deja un comentario