La Madre de Jesús, El tesoro escondido en los evangelios.

LA MADRE DE JESÚS, EL TESORO ESCONDIDO EN LOS EVANGELIOS

«El santo Concilio exhorta con fervor e insistencia a todos los fieles, especialmente los religiosos, aprender “la sublime ciencia de Jesucristo” (Dentro 3,8) con lectura frecuente de las divinas Escrituras. “La ignorancia de las Escrituras, de hecho, es ignorancia de cristo”. Que se acerquen voluntariamente al texto sagrado., tanto a través de la sagrada liturgia, que está imbuido de palabras divinas, tanto a través de la lectura piadosa, tanto a través de iniciativas adecuadas a este fin como de otras subvenciones, que con la aprobación y cuidado de los pastores de la Iglesia, es digno de elogio que hoy se difundan por todas partes".

- Las páginas teológicas -

.

Autor
Ivano Liguori, ofm. tapa.

.

PDF artículo para imprimir

 

.

 

En los años posteriores al Concilio Vaticano II La ciencia bíblica ha logrado avances importantes, ofreciendo aportes que hoy son esenciales para la Teología en sus diversas ramas y para la vida cristiana. Así ha sido al menos desde, desde tiempos de Pío XII, en la Iglesia Católica se ha fomentado el estudio de la Biblia dando la posibilidad de utilizar todos aquellos métodos que normalmente se aplican a un texto escrito..

El anuncio – Obra de Salvador Dalí, 1960, museos vaticanos (haga clic en la imagen para abrir la página)

¿Cuántos son conscientes de los enormes beneficios que los estudios exegéticos han aportado a la teología que investiga la figura y el papel de la Virgen María, la llamada mariología. ¡Qué riqueza poder decir hoy que la historia de la anunciación (Lc 1, 26-38) por su forma literaria, conservando en él la comunicación de un nacimiento milagroso, sin embargo, es una historia de vocación: la vocacion de maria. Pero quién sabe? ¿Quién notó que en la versión CEI de la Biblia de 2008, el que leemos actualmente en nuestras liturgias, El anuncio del ángel a María se hace hoy con: "Alegrarse"; cuando en la versión anterior del 1974 fue leído: "Te saludo"; debido a la gran influencia debido a la oración deAvemaría? Fue el padre jesuita Stanislas Lyonnet[1] el primero que en 1939 señaló que la imperiosa invitación a la alegría ("animar", Kayre de Lc 1,28) se refirió a los textos proféticos dirigidos a la "hija de Sión" (sof 3,14). Cambia todo, ya no es un simple saludo, pero a María se le hace una invitación que en el pasado fue dirigida a Israel, a quien los profetas se dirigían como a una mujer.. En la Edad Media decían que por su función materna María era “Figura de la sinagoga”[2], hoy en día, gracias a adquisiciones exegéticas damos a esta afirmación una connotación nueva y más sólida desde el punto de vista escritural.

Cuando aún hoy hablamos de la Virgen María, lamentablemente también entre los sacerdotes y más aún entre los fieles, somos testigos de la trillada repetición de los habituales discursos devocionales y emotivos.; a lo sumo llegamos a seguir el delicado y discutido tema de María corredentora. ¿Cuántas homilías queriendo explicar el episodio de Caná hablan todavía de un simple milagro?? Esta palabra no está presente en el pasaje del Evangelio.. En lugar de eso hablamos de una "señal": "Jesús hizo esto como el principio de las señales". (Juan 2,11) - que en el Cuarto Evangelio tiene una profundidad y un significado teológico completamente diferente. Y María estaba presente allí., que ni siquiera se llama por su nombre, pero sólo identificado como: «doña». Sin embargo, todo lo que escuchamos es sobre la Virgen.: La Virgen que forzó el milagro. Quién sabe cuántos saben que la frase de Jesús a su Madre es probablemente una pregunta: «Aún no ha llegado mi hora».?» - como lo demostró un talentoso exégeta hace décadas[3]. La nueva Biblia CEI aún no lo reporta, pero al menos, de la versión anterior, El término milagro ha sido cambiado y ahora por fin podemos leer la palabra "señal". (Juan 2,11).

Otro cambio de perspectiva interesante que poco a poco sucedió, mientras escudriñamos atentamente la figura de María en los Evangelios, fue dejar de lado el vínculo tradicional entre Ella y la figura de Eva, protagonista del protovangelio di Genesi. Porque, en cambio, era más acorde con los textos y rico en perspectivas teológicas y eclesiológicas ver a María como imagen de aquella hija bíblica de Sión. (Sal 86 [87],5, 5 LXX), la nueva Jerusalén que se convierte en protagonista de la nueva Alianza con Jesús.

Esto emerge claramente en las historias del Evangelio., especialmente en dos textos juánicos que ven a María, nunca llamado por su nombre propio, pero identificada más bien como «La madre de Jesús» o más curiosamente como «Mujer». El episodio de las bodas de Caná (Juan 2, 1-11) y el de la "Madre" bajo la cruz (Juan 19,25-27) junto al discípulo amado, están directamente conectados precisamente por la presencia en ambos momentos de esta "Mujer".

En el primer caso, una Caná, Estamos en el inicio de la manifestación de Jesús., En el segundo episodio, en cambio, estamos al final de esta revelación., allá: «Todo se cumplió» (Juan 19,28). Revelación que representa el leitmotiv del Evangelio de Juan: «Dio, nadie lo ha visto: el único Hijo, ¿quién es Dios y está en el Padre, es él quien ha dado a conocer " (Juan 1,18). Caná es el colofón de una semana en la que Jesús comienza a revelarse a sus primeros discípulos, después del primer gran día atemporal del prólogo; la cruz es el momento final, antes de la resurrección por supuesto, que ve a Jesús revelarse a la Madre y al discípulo, el que nunca dejó de seguir a Jesús desde el principio, el gran misterio de la Iglesia que mira con fe lo que ha sucedido y da testimonio de ello: «El que lo vio da testimonio» (Juan 19,35).

Una Caná, María, la madre de jesus, ella es esa Mujer que representa a la humanidad en la pobreza y al judaísmo que vivió de la esperanza mesiánica. Las palabras tan apodícticas - «No tienen vino» (Juan 2,3) - significarían el deseo de Israel de ver la difusión del vino mesiánico o la revelación definitiva de la Nueva Alianza, según el rico simbolismo del vino en la tradición bíblica y judía. Ella invita, por lo tanto, los discípulos para renovar ese propósito ya expresado en la antigua alianza del Sinaí: «Todo lo que dijo Yahweh, lo haremos"; «Lo que él te diga, hazlo" (Es 19,8; ver también 24,3.7; Juan 2,5).

San Juan Evangelista, como suele hacer a lo largo de su obra, por ejemplo en la historia de la mujer samaritana junto al pozo (Juan 4,13-14), nos pide elevarnos del nivel humano e histórico al más espiritual y teológico. Donde espiritual no significa menos fiel a la verdad, más bien designa e indica el significado más oculto y profundo escondido dentro de una historia., en línea con lo que también la hermenéutica moderna está descubriendo. Martin Heidegger en sus escritos dice que el lenguaje se encuentra en lo “impronunciable” y el significado en lo “no dicho” del texto, mientras el filósofo Emmanuel Lévinas habla de ir "más allá del verso", Gregorio Magno, uno medieval, incluso dijo eso: «El texto crece con quien lo lee».

Respecto a María, El Evangelio, por tanto, nos lleva a través del significado inmediato y más evidente de ella como madre de Jesús porque lo llevó en su seno y lo dio a luz., a la de un representante de toda una comunidad que desea unirse con Jesús que, dado el contexto, ella quiere unirse a Él como una Esposa a su Novio, porque él es quien trae la salvación, el nuevo vino símbolo de la nueva alianza mesiánica. Todo el pasaje y el uso del término "Mujer" es una invitación a elevarnos desde el nivel histórico y literal al sentido más oculto y profundo que es el espiritual., teológico y muy significativo para los creyentes.. Por eso el episodio de Caná tiene lugar al final de la primera semana de la manifestación de Jesús a sus discípulos., curiosidad por saber quien es, lo que trae nuevo respeto a John quien lo indicó (Juan 1,36) y donde esta su secreto: "Dónde te estás quedadando? » (Juan 1,38). No es casualidad que el evangelista comente al final que Jesús no realizó un simple milagro en Caná., pero "manifestó su gloria y sus discípulos comenzaron a creer en él" (Juan 2,11).

Si el papel maternal de la Mujer hacia los discípulos, una Caná, era incompleto o más bien inicial, bajo la cruz esto aparece claramente. Allí María recibe una nueva maternidad espiritual que se expresa en la relación mutua entre ella y un discípulo.: «Estaban cerca de la cruz de Jesús su madre, la hermana de su madre, María madre de Cleofás y María Magdalena. Jesús entonces, viendo a su madre y junto a ella al discípulo que amaba, Le dijo a su madre: «Donna, aquí está su hijo!». Luego dijo al discípulo:: «Aquí está tu madre!». Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su " (Juan 19,25-27).

Se dice que cuando alguien está a punto de morir Generalmente pronuncia palabras importantes., definitivo. Y estas son las últimas palabras de Jesús antes de morir, antes de pronunciar aquella definitiva: «En el set». Pero una vez más San Juan nos advierte que aquí se esconde una importante revelación.. Lo hace utilizando un esquema utilizado muchas veces en su trabajo., o usando los dos verbos: ver, decir; y luego el adverbio "aquí", en secuencia. Los académicos llaman a este proceso: esquema de revelación; porque indica que el autor nos está diciendo que se está ilustrando algo nuevo.

Al contar la pasión, la crucifixión y muerte de Jesús, Juan no se contradice y reúne temas de gran importancia teológica. El reinado de Jesús es universal, como indican los idiomas del título de la cruz: «Estaba escrito en hebreo, en latino y en greco» (Juan 19,20); todos los hijos de Dios dispersos están reunidos: "Y yo, cuando soy levantado del suelo, Atraeré a todos hacia mí" (Juan 12,32); su túnica inutilizable representa la unidad de la Iglesia, al menos en la exégesis patrística debido al verbo bosquejo ("astilla") usado aquí, de ahí el cisma: «Por eso dijeron entre ellos: «No lo rompamos, pero saquemos suertes a quién le tocará". Él es el cordero pascual intacto.: «Esto, en efecto, sucedió para que se cumpliera la Escritura.: No se romperá ni un solo hueso". (Juan 19,36; cf.. Es 12,46). Y como culminación de esta revelación está la entrega de Jesús de "su madre" al discípulo..

De hecho, notamos en los versos que la Madre de Jesús que es "suyo" (término repetido cuatro veces), se convierte a través de las palabras de Jesús al discípulo: "Tu madre"; y viceversa el por ella: "Tu hijo". Este discípulo es amado porque es el que nunca ha dejado de seguir a Jesús desde el principio., de esa semana inicial que desemboca en el signo de Caná que mencionamos anteriormente; que eso, en cambio, Pietro no tuvo éxito y tendrá que retomar su seguimiento más tarde.. En este sentido representa al discípulo por excelencia con quien todos debemos conformarnos., es un símbolo de todo verdadero discípulo de Jesús, ser capaz, inclinado sobre su pecho, captar los aspectos más íntimos de Él. La Madre, como vimos en Caná, representa a la hija de Sion, pero ahora en su función maternal plenamente revelada. Ella es la que ve a sus hijos antes perdidos., ahora reúnete (Es 60, 4-5 LXX). Se a Cana, en la fase inicial, esta relación fue mencionada, aquí llega toda su evidencia. La "Mujer" se convierte ahora en madre de la Iglesia, representado por el discípulo.

¿En qué consiste esta nueva maternidad? que llamamos espiritual, debido a que el verdadero y único Hijo que tuvo fue Jesús? Precisamente por su vínculo indisoluble con Jesús, De ahora en adelante ella sólo puede ser para el nuevo niño., la Iglesia, el que lleva a jesus, que nos invita a entrar en una alianza que ya no es inicial como en Caná, pero definitivo, sancionado por la muerte salvadora de Cristo en la cruz. Ella será quien renueve para los discípulos lo que fue para Jesús en la encarnación.: será la madre. Si ya en Caná los discípulos no fueron llamados esclavos, pero sirve, i "diakonoi" De Juan 2,5, Más aún aquí son considerados como niños.. Y esta maternidad, dado bajo la cruz, se expresa ayudando al discípulo, todos nosotros, Comprender el significado profundo de lo que sucedió desde el principio y lo que está sucediendo en ese momento en la prueba.. Por eso el discípulo, dice el evangelio, comprende inmediatamente las palabras de Jesús y toma en su corazón a la que ahora es su Madre. No toma posesión, como si una mujer pasara la propiedad de uno a otro, pero lo acoge con agrado por todo lo que ahora significa, gracias a la palabra reveladora que acaba de pronunciar Jesús. Por eso el evangelista comenta: «Y desde aquella hora el discípulo la acogió consigo» (Juan 19,27).

el discípulo, participante de la hora mesiánica del Señor y gracias a la presencia materna de María puede volver la mirada de quien ha comprendido hacia Jesús en la cruz., en el sentido más amplio del término, el de llevar consigo y dentro de sí el gran misterio del que es testigo. Y de hecho estas son sus palabras.: «El que ha visto da testimonio de ello y su testimonio es verdadero; él sabe que está diciendo la verdad, para que vosotros también creáis" (Juan 19,35).

¿Qué testifica el discípulo?, justo después de recibir esta nueva Madre? Que escuchó las últimas palabras de Jesús sobre su obra terminada y las otras que expresaron su deseo de dar el Espíritu: «En el set» (Gv 19,28b). Será después de la muerte de Jesús., que Juan describirá precisamente como una entrega del Espíritu - «Renunció a su espíritu» (Juan 19,30 Vulgata) – con la abertura del lado por donde drena la sangre, es decir, la vida de Jesús dada hasta ahora, y agua, símbolo del don del Espíritu como había sido anunciado varias veces en el Evangelio (Juan 7, 37-38), que su voluntad sea definitiva y definitivamente una mirada de fe dirigida perennemente a Jesús: «Mirarán al que han traspasado». (Juan 19,37). Un Padre de la Iglesia escribe:

«Nadie puede alcanzar el significado (del evangelio de juan) si no reclinó su cabeza sobre el pecho de Jesús y recibió de Jesús a María como madre, Y, ser otro juan, para que se sienta designado por Jesús como si fuera el mismo Jesús. Porque… María no tiene más hijos que Jesús; cuando Jesús le dice a su Madre: “aqui esta tu hijo” y no: “Aquí este hombre también es tu hijo.”, es como si le estuviera diciendo: “Aquí está Jesús, a quien diste a luz.”. De hecho, todos han alcanzado la perfección. “ya no vive mas vive Cristo en el” y porque Cristo vive en él, Cristo le cuenta a María sobre él: “aqui esta tu hijo, el cristo”»[4].

Si hoy releo estas atrevidas palabras de Orígenes Si nos damos cuenta de cuánta verdad teológica y belleza espiritual contienen, también se lo debemos al hecho de que el estudio de María en las Escrituras, que ha vuelto a florecer en las últimas décadas, nos permite recoger los frutos de un trabajo de análisis riguroso y amoroso de los textos bíblicos y disfrutar con renovada conciencia de las afirmaciones antiguas. Y la Iglesia recomienda no sólo que el texto sea estudiado por especialistas, pero que todos puedan beber de la fuente de la Sagrada Escritura:

«El santo Concilio exhorta con fervor e insistencia a todos los fieles, especialmente los religiosos, aprender “la sublime ciencia de Jesucristo” (Dentro 3,8) con lectura frecuente de las divinas Escrituras. “La ignorancia de las Escrituras, de hecho, es ignorancia de cristo”. Que se acerquen voluntariamente al texto sagrado., tanto a través de la sagrada liturgia, que está imbuido de palabras divinas, tanto a través de la lectura piadosa, tanto a través de iniciativas adecuadas a este fin como de otras subvenciones, que con la aprobación y cuidado de los pastores de la Iglesia, Es digno de elogio que hoy se difundan por todas partes.. Sin embargo, recuerden que la lectura de la Sagrada Escritura debe ir acompañada de la oración., para que se establezca el diálogo entre Dios y el hombre; Desde “cuando oramos, hablemos con el; lo escuchamos, cuando leemos los oráculos divinos”». ("Dei Verbum", 25).

Aquí estamos ahora en el propósito de esta pequeña contribución.. Inculcar en los lectores el deseo de amar y aprender acerca de las Escrituras de manera seria., pero también apasionado. Hemos resumido mucho aquí., mucho, porque cada aspecto habría requerido un tratamiento más amplio. Esperemos que sirva al menos como estímulo o como... aporte como dicen en la jerga, especialmente porque el tema tratado se refería a la Virgen María.. Este pequeño escrito puede ayudar a quienes lo leen a regresar a esa fuente de revelación que es la Biblia que tanto nos puede decir sobre María., más que las narrativas que circulan, también en social, a menudo no es de excelente calidad. Porque como dijo un autor antiguo y lo dejo en latín es muy fácil de entender: «Toda la Biblia es un solo libro., y ese libro es Cristo»[5].

Sanluri, 6 Febrero 2023

.

NOTAS

[1] LYONNET S., Kairé, kejaritomene, Bíblico 20 (1939)

[2] Un brillo interlineal de Gv 2,1: «La figura materna de la sinagoga», en el sagrado cuidado del Glosario Bíblico ordinario…, V, Amberes, 1617, 1044; SAN TOMMASO D'AQUINO, súper evangelista. S. de juan (ed. Cai.), n. 346: «[…] teniendo en esto la forma de una sinagoga, quien es la madre de cristo".

[3] VANHOYE A., Cuestionamiento joánico y exégesis de Caná (Juan 2,4), en la Biblia 55 (1974).

[4] Orígenes, Comentario sobre San Juan, E,4,23; CAROLINA DEL SUR 120,70,72.

[5] Hugo de San Víctor, De Arca Noe, 2, 8: ES 176, 642; cf Ibídem. 2, 9: ES 176, 642-643; Catecismo de la Iglesia Católica, no 134).

.

.

El último libro de Ivano Liguori, para acceder a la librería haga clic en la portada

.

.

.

______________________

Estimados lectores:,
Esta revista requiere costes de gestión que siempre hemos abordado solo con vuestras ofertas gratuitas. Quienes deseen apoyar nuestra labor apostólica pueden enviarnos su aporte por la vía cómoda y segura Paypal haciendo clic a continuación:

 

O si lo prefieren, pueden utilizar nuestra
cuenta bancaria a nombre de:
Ediciones La isla de Patmos

N. de Agencia. 59 de Roma
Código IBAN:
IT74R0503403259000000301118
Para las transferencias bancarias internacionales:
Codice SWIFT:
BAPPIT21D21

Si realizáis una transferencia bancaria, enviad un mensaje de aviso por correo electrónico a la redacción, el banco no nos proporciona vuestro correo electrónico y por ello nosotros no podemos enviar un mensaje de agradecimiento:
isoladipatmos@gmail.com

Os damos las gracias por el apoyo que ofréis a nuestro servicio apostólico..

Los Padres de la Isla de Patmos

.

.

 

.