La guerra en curso y el tormento del Calvario. Jesús crucificado en el drama contemporáneo con María y Juan el Apóstol

LA GUERRA EN CURSO Y EL TORMENTO DEL CALVARIO. JESÚS CRUCIFICADO EN EL DRAMA CONTEMPORÁNEO CON MARÍA Y EL APÓSTOL JUAN

Mientras tanto en los social, en la televisión, en las salas de estar y en los cafés se han abierto debates más o menos bizarros y sesudos entre quienes opinan sobre lo sucedido, y se formaban dos facciones: los pro-rusos y los pro-ucranianos. Dado que el derecho a expresar la propia opinión sigue siendo absolutamente libre y legítimo, los dos partidismos continúan o oponerse entre sí con clics, Post, gritos y sobre todo insultos de diversa índole. Por el contrario, he decidido apelarme al derecho al silencio.

Attualità

.

Autor:
Gabriele Giordano M.. Scardocci, o.p.

.

PDF artículo para imprimir

 

.

.

La Piedad, obra de Vincente vanGogh

El 24 Febrero la invasión de Rusia a Ucrania ha comenzado. Esto lo sabemos por las noticias que empezaron a bombardar con imágenes, sonidos, testimonios del nuevo conflicto que se desató mientras el Covid19 se debilitaba mutando un estado de emergencia pandémico a uno de vida casi normal.

.

A través del Generalato de la Orden de Predicadores, tenemos contactos con nuestros cofrades dominicos que residen en Kiev, para las ayudas humanitarias y espirituales. De vez en cuando, si las circunstancias lo permiten, nos enviamos mensajes de WhatsApp y otros social media. No tan a menudo, además …

.

... quien me conoce, habrá notado que en este período no he hablado en público, ni en nuestra revista, ni en los social, ni en mi blog. He hablado muy poco incluso en privado sobre lo que está pasando a nivel internacional.. Y todo esto no sólo por los hermosos y largos trabajos apostólicos que me han ocuparon durante mucho tiempo en el período que va desde finales de febrero hasta principios de abril; no sólo porque finalmente he concluido la defensa de mi tesis doctoral en sagrada teología, lo que me ha dado una gran paz interior y serenidad, como confirmación definitiva de la misión de fraile, presbítero y teólogo a la que creo que me dirige el Señor. Todo esto fueron ciertamente motivos colaterales a lo que ahora trataré de explicar.

.

Mientras tanto en los social, en la televisión, en las salas de estar y en los cafés se han abierto debates más o menos bizarros y sesudos entre quienes opinan sobre lo sucedido, y se formaban dos facciones: los pro-rusos y los pro-ucranianos. Dado que el derecho a expresar la propia opinión sigue siendo absolutamente libre y legítimo, los dos partidismos continúan o oponerse entre sí con clics, Post, gritos y sobre todo insultos de diversa índole. Por el contrario, he decidido apelarme al derecho al silencio, reconocido en sede legal en muchos lugares, según las distintas matices legales y jurisprudenciales, basta pensar en la conocida frase -que representa un hecho y un derecho jurídico- «"Hago uso del derecho a no contestar". Así que he decidido permanecer en silencio, porque daría un torpe intento en plantear un análisis sociopolítico del conflicto ruso-ucraniano. Creo que esto se basa en la virtud de la prudencia; prudencia es, esa virtud -un poco’ intelectual y un poco’ practica al mismo tiempo - que es auriga virtutum, guía de todas las demás virtudes, porque es la que predispone a la justa razón de las acciones a realizar, según la lección de Santo Tomás de Aquino. La prudencia es pues, la capacidad que tiene el hombre, con la ayuda de la gracia, de elegir racionalmente qué acción actuar u omitir en una circunstancia dada. En esta circunstancia delicada creo prudente no expresar juicios: de hecho, al no ser un experto en derecho internacional o en historia de la Europa del Este, no tengo las habilidades ni las bases para poder emitir un juicio bien fundado. A esto se añade que por el momento, incluso los expertos más calificados, no cuentan con elementos necesarios para poder emitir juicios, porque en el presente sólo una cosa es un hecho, que es así para esta como para todas las guerras: los inocentes, especialmente civiles, estan muriendo. En sí mismo, no tomar una posición, se dice que ya es asumirla. En este caso, la postura que me concierne, y por la cual estoy orando y meditando mucho, va hacia toda esa gente, ucrania, rusa o residentes de esos territorios, que sufren a causa de la guerra. Porque la guerra es siempre un drama que tiene efectos atroces y terribles. Estas reflexiones están dedicadas a las personas que sufren la muerte y el sufrimiento a consecuencia de la guerra. En efecto, todos los que sufren están íntimamente unidos a Cristo sufriente, y María, nuestra Santísima Madre Celestial que sufre al ver y vivir todo esto. Están unidos en la muerte., sufrimiento, dolor, la soledad y desapego de los seres queridos. Veamos por qué. Jesús en la cruz de repente dijo una frase importante, que todos tenemos grabado en nuestros corazones: “Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen" [Lc 23, 34]. Una de las últimas frases de Jesús. Reflexionemos sobre la primera de las palabras que pronunció en la cruz, frase terriblemente fuerte y verdadera. Según el teólogo estadounidense Stanley Hauerwas, en ese momento se enfoca la intensa relación de amor entre Padre e Hijo. Este es el fundamento del perdón derramado sobre el hombre. De esta relación única e irrepetible nace el perdón en cada uno de nosotros. Por eso, Dios que en sí mismo, en la Trinidad Inmanente decide ofrecer el don del Hijo y el perdón en beneficio de la humanidad. Así llega a encontrarse con el hombre y en la jerga técnica se dice que se convierte en la Trinidad Económica: hace entrar al hombre en la Economía de la Salvación.

.

Me gustaría detenerme con una paréntesis para aclarar: el uso de la teología trinitaria que tomo de las nociones del teólogo jesuita Karl Rahner, no escandalice a algunos de nuestros lectores más entusiastas Isla de Patmos. Mi fundamento teológico se arraiga de manera clara e ineludible en el pensamiento de Santo Tomás de Aquino, a seguir en el estudio de las obras teológicas Hans Urs de Balthasar, que considero fecundas para mi formación y la de todo teólogo contemporáneo. Dicho esto, aclaro que en el contexto de la dogmática trinitaria, el concepto rahneriano de distinción: Trinidad Inmanente / económico, parece objetivamente más sólido que el de von Balthasar. En cuanto a todo lo demás, o el propio enfoque teológico en sí mismo, No tengo dudas de a quién elegir y de quién seguir tomando. En conclusión, No me he convertido en un "rahneriano anónimo", al contrario: siguiendo la tradición teológica dominicana en la que crecí, Creo que soy capaz de tamizar el mal para poder discernir y captar incluso la pizca de verdad que existe en una obra teológica totalmente nefasta y peligrosa como la del teólogo. Karl Rahner, que sin embargo sigue siendo una mente especulativa indudable y grande en el siglo XX. Cierro este pasaje recordando que nuestro Padre Ariel S.. Levi di Gualdo, con la aparente dureza sin azúcar que en ocasiones la caracteriza, en uno de sus artículos escrito con motivo de su muerte no dudó en reconocer todas las grandes dotes especulativas de Hans Küng. Este compañero nuestro destacó lo dotada que estaba la naturaleza con habilidades geniales., por tanto de calidad superior a las del joven teólogo, su contemporáneo Joseph Ratzinger. Con la diferencia de que Küng se deslizó en la herejía al deconstruir el sistema dogmático del depósito de la fe, mientras Ratzinger se convirtió en guardián de la doctrina de la fe a la que tanto debemos, a partir del gran magisterio del Santo Pontífice Juan Pablo II.

.

Después de esta necesaria aclaración entonces podemos enfocarnos y meditar en Jesús. Empezando por la libre elección, sin duda. En el amor del Espíritu Santo, en unión con el Padre, Cristo decide amarnos hasta el final [cf.. Juan 13, 1 ss]. En los años de la predicación pública, por tanto, Jesús hace un camino de aceptación de la cruz, porque sabe que este instrumento de muerte puede invertirse y convertirse en instrumento de perdón y de gracia. Las consecuencias son realmente muy fuertes.: Cristo torturado en la cruz es la segunda persona trinitaria, que se ofrece a integrar situaciones de muerte en sí mismo y en el hombre, sufrimiento, dolor, soledad de los que amamos. Jesús está entonces cerca de cada uno de nosotros en estas situaciones..

.

Así también en la noche existencial más extenso, todos los que sufren la guerra, pueden sentirse abrazados por Jesús en la pasión en la oración. Un abrazo orante que rompe la soledad, sabiendo que en la oración encontramos paz interior incluso para aquellos que están lejos. Jesús rompe la soledad incluso en su presencia eucarística real, donde se vuelve íntimo y cercano a todos en el cuerpo, sangre, alma y divinidad. El que era sin pecado, se entregó a sí mismo por nosotros pecadores para eliminar el yugo del pecado. No consideró su igualdad con Dios un tesoro divino, San Pablo nos dice en uno de sus hermosos himnos, pero decidió despojarse -siendo Dios- para que todos participáramos de la naturaleza divina [cf.. Dentro 2, 6-11]. Aquí está el efecto final de tanto dolor.

.

la gloria de cristo, vencedor del sufrimiento y de la muerte, entonces será nuestra gloria. No habremos sufrido y llorado en vano. Pero hasta entonces, no cesamos de estar unidos al Cuerpo Místico y a la Santa Madre de Jesús. Es el mismo Jesús quien lo pide en una de sus últimas palabras: «Mujer, he aquí tu hijo. Hijo, aquí está tu madre" [Juan 19,25-27]. Jesús ante todo se dirige a María. ella tambien esta sufriendo, desesperado. Un enorme sufrimiento, la de ver a un hijo condenado y muerto de esta manera terrible e injusta. María está cerca de todas las madres que están perdiendo hijos en la guerra por la misma razón. Cada vez que rezamos un rosario, una docena o incluso solo uno Avemaría, podemos acudir a la Santísima Virgen Madre para que interceda ante Dios por estas madres que sufren. María, con su "sí" en la Anunciación, sino también en la aceptación de los terribles dolores del Hijo, ella también es nuestra madre. No me atrevo a imaginar cuánta virtud de fortaleza tuvo que emplear la Sierva de Nazaret, cuánto coraje en caminar hacia el Gólgota, sin estallar en gritos de ira y desesperación. Una reacción que quizás hubiera sido completamente humana y legítima.. en cambio maria, en su tormento, el confía en dios, vivir el drama del Hijo y acompañarlo. Ese Hijo no sólo suyo ahora lo entrega definitivamente al Padre Eterno y al Espíritu Santo. Nosotros en San Juan Apóstol, todos somos sus hijos. Sólo así es cooperadora de la redención, dándonos a Jesús, y acompañándolo en la Pasión. Incluso en estos tiempos oscuros permanecemos unidos a ella.. ¿Por qué todos nosotros?, en Juan el Apóstol, somos llamados hijos de María y por lo tanto unidos como hijos también en la otra Virgen Madre: La Iglesia. Y en la Iglesia entendida como Iglesia reunida todos podemos trabajar juntos por el bien común, a la solidaridad internacional y ayudar a las poblaciones que sufren con ayuda humanitaria y cercanía espiritual. Aunque en primer lugar, si nosotros estamos La iglesia se está juntando, todos debemos aprender a ser un pequeño San Juan Apóstol. Así que aprende a releer todos los acontecimientos del tiempo que vivimos con una mirada desde arriba. Con mirada de águila. Y además de hacerlo nosotros mismos, testimoniar al mismo tiempo que hay otro horizonte de sentido, otra perspectiva que está en nosotros y que a la vez nos supera. Es la mirada contemplativa de todas las cosas.. En esto, María es un ejemplo para nosotros en sus virtudes y en su gran amor maternal.. Juan, figura de toda la Iglesia, es un ejemplo de Iglesia que acoge y reúne en sí a todos los pueblos, mostrándoles los caminos de eternidad y sentido que integran el tiempo presente. En este Viernes Santo conmemorémoslo, si participamos verdadera e íntimamente en la acción litúrgica de la Pasión del Señor.

.

dulce Jesús, jesús (St. Caterina da Siena)

.

Roma, 15 marzo 2022

Passio Domini

.

.

.

El blog personal del

Padre Gabriele

.

.

Visita la página de nuestra librería AQUI y sostened nuestras ediciones comprando y distribuyendo nuestros libros.

.

Noticias de la Provincia romana Dominicana: visite el sitio web oficial de los Padres Dominicos, AQUI

.

.

.

______________________

Estimados lectores:,
Esta revista requiere costes de gestión que siempre hemos abordado solo con vuestras ofertas gratuitas. Quienes deseen apoyar nuestra labor apostólica pueden enviarnos su aporte por la vía cómoda y segura Paypal haciendo clic a continuación:

O si lo prefieren, pueden utilizar nuestra
cuenta bancaria a nombre de:
Ediciones La isla de Patmos

N. de Agencia. 59 de Roma
Código IBAN:
IT74R0503403259000000301118
Para las transferencias bancarias internacionales:
Codice SWIFT:
BAPPIT21D21

Si realizáis una transferencia bancaria, enviad un mensaje de aviso por correo electrónico a la redacción, el banco no nos proporciona vuestro correo electrónico y por ello nosotros no podemos enviar un mensaje de agradecimiento:
isoladipatmos@gmail.com

Os damos las gracias por el apoyo que ofréis a nuestro servicio apostólico..

Los Padres de la Isla de Patmos

.

.

.