Para un sano tradicionalismo

PARA UN SANO TRADICIONALISMO

Los lefebvrianos confunden con el modernismo, que también está presente en el catolicismo de hoy, aquel sano progresismo en la doctrina y en la vida cristiana, que fue promovido por el Concilio, y que puede hacer hablar de un sano progreso. Un dañoso tradicionalismo detiene el camino de la historia, no comprende el valor de lo nuevo, momifica el presente, confunde lo inmutable con la inacción, la firmeza con la rigidez, el sólido con el petrificado, el conservar con el conservadurismo, la lealtad con el atraso, el progreso con la subversión y, por ser firmes en el pasado, no es capaz de comprender los valores y los problemas del presente y las esperanzas del futuro.

 

 

 

Autor Giovanni Cavalcoli OP
Autor
Giovanni Cavalcoli OP
Pío X  1
el Santo Pontífice Pío X

Fue la famosa la frase de San Pío X, el cual dijo, en una entrevista privada y no en un documento oficial, que el católico no puede ser un tradicionalista. Si lo comparamos con el ataque a los “tradicionalistas” hecho por el Papa Bergoglio en su discurso al reciente Sínodo de los Obispos sobre la familia, nos parece que mucha agua ha pasado bajo los puentes en el Magisterio pontificio. En cambio, a parte de las legítimas o discutibles preferencias u opiniones personales de los dos Papas , tenemos que hacer algunas aclaraciones, después de las cuales, Espero, nos demos cuenta de que la distancia por no decir la oposición no es tan grande como podría parecer .

Nos preguntamos, de hecho, qué cosa los dos Papas han entendido por “amor a la tradición”. Cuál tradición? Tradición en qué sentido? “Amar” cómo y cuánto? Debería inmediatamente surgir evidente, para el católico educado y atento a los hechos eclesiales de hoy, que el término “tradición” se entiende en dos sentidos diferentes, tanto que, clarificando los respectivos significados del mismo término, podremos estar seguros de que los dos Papas se darían la razón entre sí. de hecho, mientras Pío X se refería claramente a la Sagrada Tradición, la cual, junto con la Escritura, es fuente de la divina revelación custodiada e interpretada infaliblemente por el Magisterio de la Iglesia, Papa Francisco ha evidentemente condenado un cierto “tradicionalismo”, que, mal interpretando la Sagrada Tradición o tomándola como pretexto, niega la infalibilidad o la verdad, u osa acusar de error o de posibilidad del error, el magisterio doctrinal del Concilio Vaticano II y, como consecuencia, el Magisterio al que se refiere, los Papas sucesivos, hasta el presente felizmente reinante.

Si pensamos en la Sagrada Tradición, es obvio que un católico no puede ser que tradicióntradicionalista. de hecho, se puede decir en cierto modo que todo el contenido de la doctrina de la fe es objeto de la tradición apostólica, según el Nuevo Testamento, entendida un tiempo como acto de transmitir o de predicar, tradere [Rm 6,17; I Cor 11,23; 15, 3; II Tm 2,2; Gd 3], y el contenido de la predicación, traditum [I Cor 11,2; II Ts 2,15; I Tm 6,20]. De hecho Cristo no dijo a los apóstoles “escribir” o, como lo haría un maestro de escuela: “tomad apuntes”, sino: “predicad”, y además a voz alta, hasta el final de los siglos, ya que entonces no existían los modernos medios técnicos de comunicación oral. Sin embargo, el anuncio de la Palabra de Dios a voz alta, a pesar de la existencia actual de refinados y potentísimos medios de comunicación, todavía es de primordial importancia , nos gustaría decir casi sacramental.

Homilía
el Santo Padre durante la homilía

Se piense a la homilía del sacerdote en la Santa Misa o a las palabras del confesor durante la confesión. Esas transmiten una gracia especial de luz legadas al sacramento, incluso si se trata de un sacerdote sin titulación académica, como San Juan María Vianney o San Pío de Pietrelcina. Por esta razón la Iglesia nos dice que la Misa escuchada en televisión, como si se tratara de un espectáculo, no tiene el mismo valor espiritual de la escuchada con la presencia física del celebrante; como tampoco es posible confesarse por teléfono, así como llamamos al médico para pedirle un consejo o una ayuda.

Apóstoles
Jesús enseña a los Apóstoles

Es del todo comprensible, sin embargo, que los mismos apóstoles, para preservar mejor la memoria, pensaron en escribir las palabras del Señor. Y así nació el Nuevo Testamento, es decir, la Escritura, que se suma a la del Antiguo Testamento, nacido de la misma manera, aunque no carente de circunstancias, en la que Dios mismo manda a escribir [por ejemplo. Dt 6,9; 11,20]. Incluso en el Apocalipsis el Señor manda a escribir [19,9: 21,5].
Sin embargo, la orden de Cristo de predicar, es decir, de transmitir a voz, sigue siendo válida. Y, en efecto, es el Magisterio divinamente asistido por el Espíritu Santo, Magisterio que, por orden de Cristo, tiene la tarea de preservar, interpretar y explicar infaliblemente los datos sea de la Tradición que de la Escritura: “Quien escucha a ustedes, escucha a mi” [Lc 10,16]. Se equivocó, por lo tanto, Lutero en querer interpretar la Escritura sin tener en cuenta la mediación de la Iglesia y erró el arzobispo Marcel Lefebvre en querer interpretar la tradición independientemente de los desarrollos hechos por el Concilio Vaticano II.

Es ciertamente este tipo de tradicionalismo al que el Papa se refirió en su discurso ante al sínodo. Sin embargo, debemos decir que no todo tradicionalismo está equivocado. De hecho, nada ni nadie impide concebir un sano tradicionalismo, el cual, sin que por ello rechazar las doctrinas nuevas del Concilio correctamente interpretadas , probar un interés especial por las tradiciones pre-conciliares aún válidas , especialmente si están relacionadas a la inmutabilidad del dogma, las cuales podrían ser retomadas y revaloradas con utilidad para la Iglesia de nuestro tiempo.

Tomas Tyn 3
el Siervo de Dios dominico Tomas Tyn

Los lefevrianos confunden con el modernismo - que está también presente en el catolicismo de hoy - aquel sano progresismo en la doctrina y de la vida cristiana, que fue promovido por el Concilio, y que puede hacer hablar de un sano progreso, como por ejemplo el de Maritain, de Spiazzi, de Ratzinger y de Congar, junto a un sano tradicionalismo, como lo fue del Siervo de Dios Padre Tomas Tyn, a la que he dedicado una biografía, publicado en el 2007 por FEDE&Cultura: “PADRE TOMAS TYN. UN TRADIZIONALISTA POSTCONCILIARE” [ver aquí], un título aparentemente extraño, que no fue entendido por muchos, que yo había estudiado con la máxima atención y de la que no me he arrepentido en absoluto. Esto significa que un sano tradicionalismo no es encuentra absolutamente incómodo en la Iglesia postconciliar, sino, recordardo y conservando aquello que no puede morir o mutar, dando una contribución valiosa e indispensable para el bien de la Iglesia, en reciprocidad con un sano progresismo , que surge de lo inmutable; mientras que por el contrario un dañino tradicionalismo detiene el camino de la historia, no comprende el valor de lo nuevo, momifica el presente, confunde lo inmutable con la inacción, la firmeza con la rigidez, el sólido con el petrificado, el conservar con el conservadurismo, la lealtad con el atraso, el progreso con la subversión y, por ser firmes en el pasado, no es capaz de comprender los valores y los problemas del presente y las esperanzas del futuro.

fune
el tira y afloja

Deseamos al Santo Padre, que se encuentra en el centro del amargo conflicto de modernistas y lefevrianos, sea capaz de obrar eficazmente, con la intercesión de María Regina Pacis, para reconciliar estas dos partes enfrentadas, que están destrozando la Iglesia, para que la tradición y el progreso puedan obedientemente trabajar juntos por una renovación sana y una modernidad sana expandiendo la Iglesia hacia horizontes cada vez más de amplios de la justicia y de paz.

Acerca de La Isla de Patmos

Un pensamiento en "Para un sano tradicionalismo

  1. Declaro que me solidarizo con la Fraternidad San Pío X y regresé al catolicismo gracias a la evangelización 2.0 sedeprivazionisti de Verrua Savoia. Desde hace un par de años que trato de ir a misa todos los días “nuevo” (así que no creo que sea malo, inválida o de lo contrario).

    Dicho esto, me pregunto: ¿es realmente tan fuerte este “corriente” lefevriana? No había estado un poco sobreestimación?

    Los últimos artículos de este blog, que todavía lee con placer, me deja un poco’ perplejo.

    Buen domingo!
    Paolo.

Deja un comentario