Las Ligas Gay no son ni libertad ni progreso, sino el emblema de una sociedad vieja y decadente

Las Ligas Gay no son ni libertad ni progreso, sino el emblema de una sociedad vieja y decadente

[…] En la sociedad griega cuando todavía no se deslizaba en la decadencia que marcó su final, la homosexualidad era considerada como una etapa necesaria que marcaba la transición de edad y desarrollo, entre la adolescencia y la juventud, de hecho no era considerada como un estado permanente; y en ciertos lugares y condiciones se ubicaba entre los planes de formación de la relación maestro-alumno […] era practicada con discreción y nunca en forma ostentosa o con orgullo como hoy narran las Ligas Gay, quienes además de los manuales científicos, parecen querer reescribir los libros de la literatura clásica. La ostentación de la homosexualidad nace en la sociedad helénica y en la romana al máximo del ápice de la decadencia, cuando en el normal orden social se encontraron la pedofilia, las orgías, y las relaciones sexuales con animales, las hijas vírgenes iniciadas por su padre y las madres pompeyanas que destetaban los hijos adolescentes.

Autor Padre Ariel
Autor
Ariel S. Levi di Gualdo

Muchas revistas on-line católicas tienden a tratar el tema de la homosexualidad y de la cultura de género en términos puramente políticos, u orientados a la política, cosa que hacen hasta algunos obispos. De hecho la doctrina y la pastoral no son ya el objeto real y el centro de discursos,Levi sino pretextos para apoyar las ideas políticas más o menos subjetivas. Por el contrario, para nostros, algunos alarmantes problemas no deben ser el escenario de enfrentamientos políticos, pretextos para hacer política o motivos para colarse dentro de ella, manejar el cucharón y mezclar la caldera. El terreno de batalla, para nosotros, debería jugarse totalmente sobre el plano metafísico de la ética, de la moral; de la protección a la conciencia cristiana objetiva, del reconocimiento a la objeción de conciencia ante ciertas leyes que están en abierto y neto contraste con lo que para los católicos es el derecho divino que es intangible e inalterable. Ésta es la razón por la cuál afirmo que ciertas tragedias de la sociedad contemporánea no deben mutarse en ciertos católicos, peor aún obispos, en pretextos para hacer política pura , a fin de no cumplir con las tareas naturales: hacer pastoral o promover la doctrina social de la Iglesia, pasar más tiempo, como obispos, a formar el propio clero, a escuchar sus sacerdotes, o a cuidar la porción del pueblo de Dios confiada a ellos, en vez de estar a traficar con políticos, políticantes y periodistas con la excusa de hacer "buena batalla" ocultando así no raramente formas de egocentrismo episcopal.

No releo jamás mis libros publicados, que en práctica llegan a la públicación después de años de lectura y revisión. En estos días, sin embargo, he vuelto a leer algunas páginas escritas entre el 2008 y el 2009, luego publicadas en mi libro del 2011: Y Satanás se hizo Trino.

Quisiera sugerir a los lectores un extracto de mi trabajo en el que analicé y hablé, años antes de ciertos eventos y leyes, del peligroso super-poder de las lobby gay. De las Lobbyes que hoy han encontrado un natural “nido de víboras” venenosas y agresivas en el Parlamento en Estrasburgo, y que están tratando de establecer la dictadura de la cultura de género a punta de disparos y de leyes injustas y moralmente inaceptables bajo todo aspecto humano y cristiano.

Para leer el texto provienente de la obra, haga clic abajo

Y SATANÁS SE HIZON TRINO – páginas. 268-276

tarjeta. Ratzinger

avatar

Acerca de La Isla de Patmos

Deja un comentario

su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 caracteres disponibles

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.