El apóstol Juan a Patmos

EL APÓSTOL JUAN EN PATMOS

Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Cristo, me encontraba en la isla llamada Patmos, por causa de la Palabra de Dios y del testimonio dado de Jesús [Ap 1, 9]

Autor Giovanni Cavalcoli OP

Autor
Giovanni Cavalcoli, OP

Como se sabe la isla de Patmos, del archipiélago de Grecia, está vinculada al exilio de Juan el Evangelista, autor del libro de la Apoca127143422lipsis, que comienza precisamente este libro con las siguientes palabras: "Yo, Juan, vuestro hermano, y vuestro compañeroen la tribulación, en el reino y en la paciencia de Cristo, me encontraba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Diosy del testimonio dado de Jesús " [Ap 1,9].

El Apóstol Juan ha experimentado aquellos sufrimientos que Cristo previno para aquellos que lo seguirían y que Él mismo sufrió dándonos el ejemplo ofreciéndonos el coraje, la paciencia, el consuelo y el conforto, cuando Jesús nos advierte que los discípulos serán reprobados y sufrirán injusticias y abusos de poder por parte de las autoridades civiles y religiosas, serían calumniados, marginados, traicionados y abandonados de familiares y amigos por causa del Evangelio. Ellos deben considerarse bienaventurados, porque sufren lo mismo que han sufrido los profetas y el mismo Hijo del Hombre [Cf.. Mt 5, 10-12].

La figura del "exilio" en oposición a la figura de la "patria", es una figura tradicional en el simbolismo cristiano: el hombre, expulsado ​​del paraíso, vive ahora en una tierra de exilio, aunque ésta ha sido creada por Dios y por ello no es exenta de belleza, es también acosada por muchos males y miserias.

5154455318_73e0314c8a
representación de la expulsión del Paraíso

La vida cristiana implica por lo tanto, la prospectiva de alcanzar la verdadera patria del cielo aceptando serenamente el exilio y preparándose para el ingreso en la verdadera patria de la vida eterna. Como sabemos, el tema por la cual ahora vivimos en un mundo inferior, y en el cual hemos caído después de una prevaricación original , separándonos de la divinidad, no es ausente ni siquiera en algunas antiguas sabidurías paganas, como por ejemplo en Platón, Plotino, en el mismo gnosticismo y en la filosofía india.

La diferencia de ellas y el cristianismo es dada por el hecho que las visiones paganas son dualistas, por el que la desgracia del espíritu humano es aquella de haber caido en la materia - que por tanto ocurre abandonar para alcanzar la pura espiritualidad - en la concepción cristiana, que de todos modos da una primacía del espíritu sobre el cuerpo, el mundo material es básicamente bueno y creado por Dios, por el que no debe abandonadar, como si fuera maligno en sí mismo, sino que debe ser liberado del mal. Esto es lo que enseña el dogma de la resurrección de la carne.

686865_John-W-arkComo se sabe Juan escribió la Apocalipsis en Patmos para consolar a los cristianos y, la Iglesia misma, en las pruebas y sufrimientos causados por la Palabra de Dios. ¿Qué significado tiene dedicar éste sitio al lugar donde el apóstol y evangelista dio un tal ejemplo de heroica fidelidad al Señor?

Los fundadores del sitio: Monseñor Antonio Livi, el Padre Ariel S. Levi di Gualdo y yo, entendemos retomar y aplicar al presente el mensaje de Juan poniendo bajo su patrocinio e intercesión ésta iniciativa, en la certeza de que incluso en la Iglesia de hoy - y tal vez, hoy más que nunca - los católicos que quieren vivir en plenitud su fe y su comunión con la Iglesia y con el Sucesor de Pedro, encuentren en el mensaje apocalíptico de la Palabra de Dios, la luz para comprender la situación actual que vive la Iglesia, y obtengan la sabiduría y fuerza para vivir hoy como hijos fieles de la Iglesia.

fin del mundo
Explosión nuclear

El término la apocalíptica en el lenguaje vulgar, recuerda la idea de inmensa conmoción, calamidades y desastres; pero los biblistas saben bien que la apocalíptica significa simplemente la referencia al libro entitulado como Apocalipsis, la que profetiza ciertamente esos aterradores acontecimientos , pero en una muy específica clave teológica, que no tiene nada que ver con el gusto morboso derrotista por lo horrible y catastrófico finalizados en sí mismos; y nisiquiera para una fatalidad pesimista, que no sabe capturar los valores y aspectos positivos de la Iglesia de hoy, y los elementos de esperanza que le son proporcionados por la Providencia.

el napolitano mala suerteNada tenemos que ver con los "profetas de la fatalidad", amargo y amargante, aterrado y aterrador, desesperada y desesperante, hacia los cuales San Juan XXIII advirtió a la Iglesia en su famoso discurso de apertura Gaudet Mater Ecclesia a la inauguración del Concilio Vaticano II el 11 de octubre 1962 [aquí, aquí].

Es verdad que el profeta bíblico y en general, la profecía en la historia de la Iglesia, usualmente denuncian pecados e injusticias, que eran seguidos de castigos divinos; y es verdad que males y desgracias referidos por ellos son presentados como efectos de la infidelidad a la Alianza , quienes sin temer a disgustar o enemistarse potentes, hacedores, mandarios del gobierno civil y religioso, han tenido que pagar a veces con la vida la valiente denuncia. Pero igualmente es cierto que los falsos profetas son aquellos que dicen, por puro interés o miedo, que todo está bien para no irritar poderosos, y dejar en la impunidad los delitos.

La necesidad que más urgente ala Iglesia de hoy, es para nosotros, la concordia y la cooperación mutua entre católicos que se basen en la única fe custodiada por el Sucesor de Pedro. Il Concilio Vaticano II, lo dice la palabra misma, vino a reconciliar las facciones opuestas. Por tanto, indica el camino de la unidad y de la paz, en la justicia y en la verdad. Desgraciadamente ha sucedió lo contrario, después del concilio los católicos se han dividido en dos partes, los seguidores de mons. Lefebvre y los modernistas, en lucha entre sí, ya que ambos reclaman la autenticidad católica.

Sin duda alguna la Iglesia es en si misma una sola, ya que esto es un factor determinante de su esencia. Esta unidad se realiza en la comunión de los santos, es decir, de aquellos que están en la comunión visible e invisible de gracia entre ellos, en la participación explícita e implícita a losUnidad de la Iglesiamismos sacramentos y la obediencia expresa o implícita al Sumo Pontífice. Ellos rechazan los lados extremistas , aunque si en cada uno de éstos existen valores y una comunión parcial con la Iglesia. Pero el problema hoy en día es unirse de hecho a los valores parcialeds que sonhechos por sí para crear una síntesis única y un único cuerpo que es la Iglesia en la plenitud de sus elementos, de sus carismas y sus factores. En vez, las partes opuestas, de una memoria caché de los valores de la Iglesia, oposición a la otra comienza, en vez de unirlos en un todo armónico que esa es precisamente la Iglesia. Así, por ejemplo, la preservación debe ser combinado con el progreso y el cambio con la perenne, Tradición con la Escritura, distinguiendo conocimiento de la fe, que progresa continuamente, por 'objeto de fe que, como verdad divina, es fija e inmutable. De esta manera, se evita tanto una fijación rígida que una teoría relativista de la evolución.

El punto de la discordia entre las dos partes es la interpretación del Consejo, para los que ambos creen encontrar una discontinuidad con el Magisterio anterior, por el hecho de que el consejo hubiera asumido en su totalidad la modernidad que hasta allora la Iglesia había luchado: por lo tanto, un cambio en doctrinal, asumir que lo que fue rechazado y condenado.

En lefebvriani y modernistas esta interpretación debido a dos efectos opuestos o insertar en dos paneles opuestos REFERENCIAent: de Lefebvre, el Consejo traicionaría Tradición, cambiado la esencia de la Iglesia, y asumió los errores del modernismo ya ha sido condenado por San Pío X [ver aquí]. De ahí el rechazo de las doctrinas de Lefebvre images.php-001el nuevo Consejo ha considerado falso por no decir heréticos. Creen, por lo tanto, de tener a negarse apelando directamente a la Tradición, que el Papado postconciliar dejaría a dejarse llevar por el errorel mundo moderno [Entre los numerosos ejemplos, véase aquí]. Por su parte, los modernistas han comprendido la intención del Consejo de proporcionalidadre un catolicismo actualizada y moderna, pero no ha habido la creencia de que la Iglesia con el Consejo ha tomado finalmente, después de siglos de cierre, frases sin sentido y polémicas estériles, los valores de la modernidad, para lo cual debe negar o alterar o abandonar los dogmas definidos en el pasado. Pero por lo que los modernistas no tienen ningún problema, porque según ellos el Magisterio de la Iglesia no es infalible, no existe una verdad inmutable, pero siempre es relativo a la evolución histórica y la diversidad de las culturas. No hay nada fijo y estable, y los fines de habla tutto, Todo fluye, todo es relativo. Dios mismo se convierte en. Cree que hay algo que no cambia, significar vano y tontamente se aferran a lo que cambia inexorablemente y desaparece, lo que ya no está presente, medios para retener lo que ya no sirve, no dice nada y es superado por la historia.

Lo que era falsa ayer por los modernistas es cierto hoy en día y no quedarse atrás en la marcha de la historia, usted tiene que estar al día de hoy, no tpascendi_dominici-001adornar la última. La verdad es lo que el mundo piensa hoy, no importa si es en contraste con lo que pensábamos ayer, porque hoy es más avanzado que el de ayer. No hay valores para recuperar perdido, pero siempre hay que avanzar hacia nuvictoria ove. No hay necesidad de comprobar si el nuevo refleja la verdadera; la verdad es sólo la nueva como nueva. DeAplique 3, para el progreso doctrinal modernista normalmente implica contradicciones con bastantes trabajos de enseñanza anterioresinstituciones de la Iglesia. Es en la parte inferior del esquema hegeliano de convertirse. Así que para ellos en el pasado, la Iglesia está mal y, finalmente, con el Consejo ha corregido sus errores, largo denunciado por los reformadores del pasado, como por ejemplo Luther. Para este ecumenismo no es entendido por los modernistas en armonía con la preservación de los dogmas católicos integrales, pero como el anfitrión de las doctrinas de la septiembre hermanosarado que en el pasado, especialmente el Concilio de Trento, fueron condenados por la Iglesia. Así que no hay necesidad de tener ningún escrúpulo para abandonar o al menos a relativizar los dogmas católicos que no son reconocidas por los protestantes.

95-Tesis-de-Lutero [1024x768]
El monje agustiniano Martín Lutero afija sus tesis en el portal de la catedral

Esta afinidad que tienen con los modernistas protestantes Él porta, a imitación de Luther, para promover el conocimiento de la Escritura y el mensaje cristiano, así como el progreso teológico sin tener en cuenta el Magisterio, pero apelando directamente a la Biblia oa los exegetas modernos, Los protestantes también, así como Lefebvre criticó la enseñanza del Concilio, apelando directamente a la Tradición. Así es el que otras personas pasan por alto el Magisterio y se colocan en la parte superior de la misma, y ​​los encontraron, en lugar de - como deberían si fueran verdaderos católicos - docilidad y confianza a través de la mediación del Magisterio de la interpretación de la Escritura y la Tradición.

Pero hay una diferencia entre los modernistas y lefebvriani, que si bien no tienen escrúpulos para desafiar ciertas doctrinas del Consejo que consideran obsoleta o hacia atrás, así como cualquier otra enseñanza de la Iglesia según su evolucionismo dogmático, Lefebvre, al menos, saber cómo preservar con cuidado los dogmas del pasado, Sin embargo, sólo hasta el Consejo, después de lo cual, según ellos, Magisterio habría degenerado, por lo que se sienten obligados a mantener la "tradición" contra el propio Magisterio.

isla de corrientes
Isla de las Corrientes punta sur oriental de Sicilia, lugar donde se juntan las corrientes de los tres mares en la península italiana

Que en la Iglesia puede haber dos corrientes, una forma saludable tradicionalista, más sensible a la preservación de los valores más sagrados y perennes, como por ejemplo las de la liturgia, y la otra corriente, elemento histórico más cuidado, el desarrollo y el progreso del dogma de la vida cristiana, corriente que podríamos llamar "progresista", es algo completamente normal, útil e incluso necesario para la integridad y el buen funcionamiento y Funziración de la Iglesia en su humano y social. De hecho, estas dos corrientes, sí rEstaño en la ortodoxia y la disciplina eclesiástica, están especialmente hechos para complementarse entre sí y para trabajar juntos en la promoción de la fe y la caridad. En su lugar se vuelven hostiles el uno al otro cuando se reparten la Iglesia, ambición, presunción, o necesita tomar el centro del escenario, sobresalir de la fe correcta, por una común obediencia al Papa ya la observancia de la misma disciplina y de la caridad eclesial. Por lo tanto, debe asegurarse de que lefebvriani y modernistas, como hermanos en la fe, llegar a un acuerdo sobre la base común de que el catolicismo significa que a pesar de que ha profesado. Por lo tanto, es urgente, realmente lo que el Consejo, poner de relieve lo que puede fomentar el diálogo y el acuerdo, factor que en última instancia se resume, en breve, en un sincera aceptación plena del magisterio de la Iglesia, señalando en particular el hecho de que las doctrinas del Consejo de poner en práctica un progreso en la continuidad.

125
… besame mucho

Yo ModernisPor lo tanto, usted debe amar a una modernidad renunciando saludable al modernismo, mientras que los lefebvrianos no está prohibido, sino que es en gran medida encomiable, mantener una especial estima por la tradición, un condition, sin embargo, para entender que el Consejo no traicionar en absoluto, Pero la confirmación, interpreta y desarrolla. OCCorre también que ambas partes reconocen los valores en el otro y renuncia al derecho a ser considerado como el de ser cómodoIglesia y excluyendo o ignorando la otra.

Esta nuestra revista en línea modestamente pero honestamente tiene la intención de contribuir a esta valiosa labor de divulgación reciproco y paz, a fin de que la Iglesia de hoy un testimonio más creíble para el mundo de la salvación que Cristo nos ha dado.

Fontanellato, 1Octubre 2014

Haga clic a continuación para escuchar un himno mariano de la tradición popular italiana

      Dell amanecer te elevas

Acerca de La Isla de Patmos

2 comentarios sobre "El apóstol Juan a Patmos

  1. Reverendo P. Cavalcoli, Debo mencionar que entre las dos maneras de romper, que sus aspectos más destacados de artículos: lefevriani y modernistas, Hay un punto medio que es perfectamente compatible y Ortodoxa. Como usted sabe, mientras tomaba parte, hubo una conferencia sobre el Concilio Vaticano II por los franciscanos de la Inmaculada, que surgió de la lectura de la reunión de acuerdo con una hermenéutica de la continuidad. Las semillas sembradas por esa conferencia habrían tenido que aprender a llegar al alojamiento razonable de las posiciones extremas.

    1. Estimado Alessandro,

      la conferencia organizada por los Franciscanos de la Inmaculada en 2010 sufficientemte desafortunadamente no fue equilibrado, pero resentido lefevriana actual, en cuanto que, bajo la influencia de Mons.Gherardini, pretensiones para juzgar las doctrinas del Consejo no es a la luz del magisterio postconciliar de la Iglesia y luego desde dentro de las mismas doctrinas, pero apelando a la tradición direttemente preconciliar, operación ilegal, ¿por qué han pasado por alto el hecho de que el significado de la tradición no está mediada precisa y infaliblemente por la Iglesia dlla Magisterio y en última instancia por el Consejo.
      Ningún buen católico puede permitirse el lujo de criticar al Magisterio desde fuera o desde arriba, Ya sea Tradición, al igual que lefevriani o es la escritura, al igual que los protestantes, porque la Escritura y la Tradición, como enseña el Concilio diTrento, Allí precisamente se infallbilmente interpretada por el Magisterio de la Iglesia, bajo el liderazgo del Papa. Y’ en definitiva, una creencia falsa e inaceptable que tenemos que corregir algunas doctrinas del Consejo “la dellaTradizione luz”.
      Lefevriani entre modernistas y hay tanto un “via del medio”, Como piuttoso de la manera correcta, verdadera y plenamente evangélica, Católica y eclesial, ese es el camino indicado y garantizado por Succesore de Pedro, manera que captura los aspectos positivos de los extremos mientras que corrige errores.
      Y’ el camino de la verdad, la paz y la reconciliación entre estos dos extremos, es esencial para ir, en comunión con el Papa, para ser verdaderamente fieles a Cristo y el Evangelio. ¿Quién no se sigue este camino, pone en peligro su propia salvación.

Deja un comentario