Los deberes del Sumo Pontífice y los grados de la infalibilidad

LOS DEBERES DEL SUMO PONTÍFICE Y LOS GRADOS DE INFABILIDAD

.

De acuerdo con la nota explicativa de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la Carta Apostólica Ad tuendam fidem de San Juan Pablo II 1998, la infalibilidad papal en enseñar las verdades de fe surge sobre tres grados de autoridad: un máximo, uno medio, y uno mínimo. Si el Sumo Pontífice enuncia una nueva doctrina que toca directa o indirectamente una verdad de fe, porque o la explica o la comenta, incluso si en este caso no se dan las condiciones dictadas por el Concilio Vaticano I, no por ello el enseñamiento del Sumo Pontífice es falible [...]

.

.

Autor Giovanni Cavalcoli OP
Autor
Giovanni Cavalcoli OP

.

.

peter rubens
Ubi Petrus, ibi Ecclesia

Después de escuchar la confesión de Simón "Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente " [cf. Mt 16,16], Nuestro Señor Jesucristo quizo construir su Iglesia en la Roca, y esta roca es Pedro. Lo que significa que Cristo concibe "su" Iglesia, es decir, la Iglesia que Él proyectó, quizo, estableció, la nueva Asamblea o Convocatoria (קהל, qahàl) de Israel, como un edificio bien fundado, robusto, resistente a cualquier ataque enemigo y firme: "Las fuerzas del infierno no prevalecerán contra ella" [cf. Mt 16,18]. Ninguno, a lo largo de la historia hasta el final del mundo, podrá cambiar, falsificar o destruir la esencia y por lo tanto la existencia de la Iglesia. Esto no quiere decir que periódicamente la Iglesia , por su aspecto humano, no tenga la necesidad de ser reformada; no en el sentido que, desviándose de su esencia o forma, se de un devenir deforme, y tenga la necesidad de recuperar su forma esencial. Esta formula es en realidad inmutable e incorruptible y se mantiene en su ser de identidad con la ayuda del Espíritu Santo. La forma de la Iglesia puede aclararse, consolidarse, engrosarse o mejorarse con el paso de los siglos - esta es la obra especial de los Concilios ecuménicos -, pero no puede cambiar substancialmente.

.

la gente en un viaje
la Iglesia es un pueblo en camino

Ciertamente la Iglesia conoce un devenir en su historia, pero que no afecta su esencia o su constitución fundamental - el así llamado "derecho divino" -, que Cristo ha querido darle. Ella conoce altibajos, períodos de declive o de recuperación, períodos de estancamiento o de progreso, crecimiento o decrecimiento, expansión o contracción. Sabe conservar lo esencial y perenne, sin caer en el conservadurismo y sabiendo innovar y progresar sin caer o en el evolucionismo o en el modernismo, según el cual la Iglesia no tiene esencia fija conceptualmente definida una vez por todas - el dogma -, sino que es un acontecimiento existencial y concreto en continuo devenir como manifestación en la historia y la modernidad de la voluntad salvífica de Cristo. La Iglesia está en continua y radical evolución sin que nada permanezca fijo, debido al "evento de Cristo", como ellos se expresan, es decir, el "escándalo de la cruz", que trastorna todas nuestras certezas.

.

angolare piedra
Jesús es mencionado varias veces como la piedra angular

Varias veces el Nuevo Testamento llama a Jesús la "piedra angular" [cf. Mt 21,42; Hc 4,11; Ef 2,20; 1 Pt 2,6-7]. Es entonces evidente que Pedro es la "roca" no en el sentido original, primario, radical y fundamental, sino derivado de la primera piedra divina, que es Cristo y que por ello en representación de él, participe de sus mismos poderes, el llamado "poder de las llaves". El hecho que Cristo sea la Cabeza celeste de la Iglesia animada por el Espíritu Spirto no ha impedido al Señor de querer una cabeza visible, su vicario en la tierra, para guiar infaliblemente - aunque pecador - la Iglesia terrena hacia el reino de Dios. Cristo asi ha edificado la Iglesia en su esencia y en sus funciones esenciales; y sin embargo Pedro, por mandato de Cristo, tiene una tarea secundaria de edificación - lo que se llama "la ley eclesiástica" -, el cual, erigiéndose sobre la Iglesia fundada por Cristo, la edifica en el sentido que la guía en nombre de Cristo, con la asistencia del Espíritu Santo, hacia un conocimiento más profundo de la Palabra de Dios, hacia la conquista a Cristo de más y más almas, fomentando la unión en la caridad, educando en la fe y en las virtudes, indicando siempre la meta última del camino de la Iglesia, instituyendo y formando los sagrados ministros, convalidando los carismas, incitando los buenos, llamando a sí a los rebeldes, corrigendo los errores y los vicios e instando a todos a entrar en el reino de Dios.

.

Jerusalén celeste
representación pictórica de la Jerusalén Celestial

Con su divina potencia, si Cristo hubiera querido, habría podido conducir directamente desde el cielo la Iglesia terrena y visible, utilizando para ello, la única mediación del Espíritu Santo que actúa en los corazones y en las almas. De igual forma a como Cristo guía y organizar las filas de los ángeles y las mismas almas de la Iglesia celestial. Esto es precisamente lo que creen los luteranos, ortodoxos cismáticos orientales y muchos otros herejes. Pero, según la narración del Evangelio y de la tradición milenaria de la Iglesia, esto no corresponde a la verdad. En efecto, la institución del papado por Cristo se ha demostrado muy sabia, incluso si su ejercicio, por la debilidad y la maldad de los hombres, presenta a veces algunas dificultades, que sin embargo pueden ser resueltas. Eso es lo que trataré de hacer en este artículo.

.

sucesión apostólica
obra que representa la sucesión apostólica

Una primera pregunta Puede ser que de las reglas de sucesión de un Papa a otro. Cristo no dejó disposiciones precisas. En el Nuevo Testamento se hacen recomendaciones acerca de la prudencia en la elección de los pastores y se enuncian los requisitos y las virtudes necesarias. Una cosa que da tranquilidad es la seguridad dada por Cristo que la Iglesia, asistida por el Espíritu Santo, no se quedarám jamás sin pastor hasta el fin del mundo . Y de hecho, sorprende observar la sucesión perfecta de los Papas desde San Pedro hasta el actual Santo Padre Francisco. La elección de los Papas se llevó a cabo desde el principio - y esto es bastante lógico - sobre la base del voto del colegio apostólico y, hasta el día de hoy, con el voto del Colegio de Cardenales. Sin embargo en este punto, dada la fragilidad y la malicia de los hombres, pueden generar preguntas angustiosas: si siempre se han respetado las normas? Si un Papa es elegido debido a una violación de las reglas de la elección, es válido? Y nosotros comunes fieles, ¿Cómo podemos estar seguros de que un Papa fue elegido válidamente? ¿Quién lo puede garantizar? ¿Quién puede iluminarnos? Los antipapas ¿No han surgido como consecuencia de las denuncias presentadas por los cardenales sobre la validez de la elección? ¿Quién debe resolver los problemas de este tipo? ¿Cómo se hace para discernir quién es el verdadero Papa? Creo que no debemos hacernos tantos problemas. El común fiel no suele tener los instrumentos para comprobar cosas tan difíciles. El Papa siempre es elegido por el Colegio de Cardenales desde hace muchos siglos. Cuando un Papa es proclamado oficialmente, hay que suponer que su elección fue válida. Si hubiera alguna irregularidad como para invalidarla, la única voz autorizada y creíble sería no la de uno o dos cardenales, que pueden hablar entre ellos, sino que debe ser un pronunciamiento público de por lo menos un grupo de cardenales, los cuales deben proporcionar evidencias, lo que no ocurrió durante el Cisma de Occidente. Por ello los rebeldes cardenales no eligieron un verdadero Papa, sino un antipapa .

.

chismes
el chisme, que esun mal tan tristemente frecuente incluso dentro de la Iglesia …

No basta adherirse a los rumores, que pueden ser interesantes, dictados por la novedad, la envidia o por otras razones inconfesables. Incluso admitiendo que estos puedan filtrar fuertes indicaciones a personas privadas, o a ciertos ambientes más o menos extendidos, si el Colegio de Cardenales en su conjunto no muestra signos de protesta, es bueno quedarse con las posiciones oficiales. Este fue probablemente el caso de Alejandro VI, quien ganó la elección en modo simoníaco, sino, al no presentarse una clara contetación por parte de los Cardenales, la historia ha registrado este Papa como valido.

.

renuncia a Benedicto XVI
El Sumo Pontífice Benedicto XVI, durante la lectura de su publico acto de renuncia del ministerio activo

Una cuestión que ha tomado el centro de la atención recientemente con la renuncia al ministerio petrino de Benedicto XVI y la elección del actual Papa es, aquella del significado jurídico del "emérito pontificado", considerando especialmente que, un evento de este tipo, nunca se había verificado en la historia de la Iglesia. Se trata de dos Papas legítimos coexistentes, uno de los cuales está en ejercicio, mientras que el otro está en reposo; algo similar a lo que ocurre hoy en día en las diócesis, donde se da la convivencia del obispo emérito con el titular en ejercicio. La cuestión es la siguiente: ¿cuál es la autoridad del Papa "Emérito"? Ciertamente él ha cesado en sus funciones pontificias como cabeza de la Iglesia, que fueron asumidas por el Papa Francisco. El caso del Papa Benedicto XVI, pone en relieve el hecho de que se puede dar un verdadero Papa, que , por justificado motivo, no ejercita más el ministerio petrino. Así que la autoridad de Joseph Ratzinger parece limitarse unicamente a la que poseía antes de ser elegido Papa, es decir, la autoridad episcopal como cardenal, como eminente teólogo, y como ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hombre por lo tanto, de gran valor y prestigio internacional, ex perito del Concilio, que puede dar una valiosa ayuda a la acción del Papa presente, obviamente en sumisión a él, como la de cualquier fiel.

.

Otra cuestión son los grados de autoridad doctrinal del ministerio petrino. Jesús se ha limitado sólo a dar dos directivas fundamentales: "Confirma fratres tuosePasce oves meas". Existegrados de autoridad una primera distinción, que toca los dos planos de la acción: el magisterio y el gobierno: por lo tanto, un poder de enseñamiento de la fe y un poder de gobierno o pastoral. Jesús prometió a Pedro la asistencia del Espíritu Spirto, lo cual lo hace infalible, esto es absolutamente cierto, el enseñamiento doctrinal o dogmático. Pero no le ha prometido impecabilidad en el comportamiento moral y en la conducción de la Iglesia desde el punto de vista pastoral y disciplinar. Un Papa puede ser un hombre mediocre, un pesimo pastor, un hombre vicioso, pero nunca podrá ser un hereje o un falsificador en la fe. Todos pueden equivocarse en la fe excepto Pedro. El Papa corrige cualquiera que yerra en la fe: pero él no es corregido por ninguno.

.

Hay que distinguir, sin separar, la doctrina de los Papas de la doctrina de PontíficesChiesa. La primera nace de la iniciativa del Papa - por ejemplo, el motu proprio - y por eso se convierte en la doctrina de la Iglesia. La segunda proviene de los Concilios, y viene aprobada por el Papa.
De hecho nunca ocurre el caso de un Papa que, abusando de su carisma de maestro universal de la fe, apoyara la herejía o viceversa que haya enseñado como dogma algo que más tarde resultó ser un heretico o no de acuerdo con el Evangelio, como tontamente creía Lutero. Un caso de que el resto sería impensable, porque refuta la asistencia del Espíritu Santo prometida por Cristo.

.

condena de la aria
representación del Concilio de Nicea que condenó el heresiarca Arrio

El Papa es infalible tanto al condenar a una herejía, sea cuando aprueba o dogmatizza una doctrina. Roma locuta, causa finita. El Papa, asistido por el Espíritu Santo, en estas decisiones nunca vuelve. Sino, se debería decir que el Papa puede confundir lo que es de la fe con lo que es su contrario, que es malvado ante la sola idea. Y se vea la importancia que no es sólo una cuestión de condenar una herejía en sí misma, sino también condenarla en el sentido entendido de herético. Famoso en este sentido fue el caso de los jansenistas, los cuales pretendían aceptar la condena papal de herejía en sí misma, pero negaban que fuera condena en el sentido de Jansen. A lo que el Papa respondió diciendo que en cambio la había condenado en el sentido entendido por Jansen. De esto se puede ver lo tonto que son luteranos y los modernistas en apoyar, incluso después de cinco siglos, en base a problemillas innecesarios, que el Concilio de Trento se equivocó al condenar a Lutero. Mientras que en realidad son ellos los que deberían decidirse de una buena vez a aceptar la verdad, sin burlarse de los ecumenistas ingenuos.

Juan XXII
representación pictórica del Papa Juan XXII

Ha habido muy pocos casos de algunos sontanto Papi que sucumbió momentáneamente a las amenazas; pero es evidente que tal acto extorsionado fue externo a sus responsabilidades, es así que, despues de haber recuperado la libertad, ellos mismos han cancelado el acto inválido. El caso más difícil es quizás el de Juan XXII en el siglo XIV quien, en algunas de sus homilías, argumentó que las almas de los muertos tienen la visión beatífica hasta el fin del mundo. Es cierto que no había ningún dogma en este sentido; pero esto debería ser aclarado de la Tradición y de la Escritura. Pensó entonces Benedicto XII en el 1336 que definió dogmáticamente la visión beatífica como un acto del alma inmediatamente después de la muerte. Con Juan XXII tenemos el caso de una indiscreta obstinación de su propia opinión, aunque si se retractó en su lecho de muerte. De todas formas, aquí, el carisma de Pedro sale ileso, porque el Papa se detuvo en el videtur y no dio ninguna definición. Esto no quiere decir que el Papa no puede tener propias opiniones sobre cuestiones teológicas discutidas o doctrinas teológicas inciertas y por lo tanto en este campo no puede errar. Cuando en vez, como maestro de la fe, trata muchas circunstancias diferentes, niveles, formas o modos, de las cuestiones que afectan directa o indirectamente a la fe, es decir, a las enseñanzas de Cristo, a la revelación divina o al Simbolo della fe o a los dogmas ya definidos, el Papa no puede errar, es decir, es infalible, porque si errasse significaría que Cristo no mantiene la promesas, que sería blasfemo sólo pensarlo.

.

el consejo del Vaticano
El beato Papa Pío IX en el Concilio Vaticano I

El Concilio Vaticano I establece determinadas condiciones en las cuales una enseñanza doctrinal del Sumo Pointífice es infalible, pero eso no quiere decir que sea infalible sólo en esas condiciones: condiciones de infalibilidad no quiere decir las únicas condiciones de la infalibilidad. De igual forma que puedo decir que un licenciado en medicina puede curar la influenza. Pero esto no quiere decir que no lo pueda hacer incluso quien no es médico. Las condiciones establecidas por el Vaticano I son de carácter extraordinario, son los más estrictas y solemnes, que dan la mayor certeza, certeza de fe divina o teológica , que la enseñanza es de fe. Se refieren a la definición de un nuevo dogma, es decir, precisamente la interpretación que el Papa hace de la Palabra de Dios. En esta ocasión el Papa declara o define que la doctrina que él propone es de fe o está contenida en la Revelación divina. Aquí tenemos el llamado dogma definido.

.

confusión
no es pequeño el problema de confusión …

Ocurre tener cuidado de no confundir el modo definitorio característico de la proclamación de un nuevo dogma con fácil definir cuestiones de fe o próximas a la fe. El Papa puede dar definiciones en el campo de la fe, por ejemplo, puede dar una definición o decir o explicar lo que es la Iglesia, ¿Qué es la santidad, ¿cuál es el dogma, ¿Cuál es la verdad, ¿cuál es la herejía, ¿qué son el cielo y el infierno, lo que es la creación, ¿qué es la gracia, ¿qué es la transubstanciación, ¿Qué es la fe, que es la caridad, ¿Cuál es la ley natural, ¿Cuáles son los sacramentos, que es el sacerdote, quien es el religioso, ¿Qué es la resurrección y así sucesivamente, sin que por esto él se ponga al nivel de dogma. Pero tratando temas en los que él es maestro de la fe, asistido por el Espíritu Santo, incluso en estos casos es infalible, y debe ser escuchado, con la fe divina como con las definiciones solemnes, ciertamente con total confianza y con religioso obsequio de la voluntad y del intelecto.

.

Compendio de Doctrina Social
El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

Del mismo modo, si el Papa establece una nueva doctrina que toca directa o indirectamente la verdad de la fe, porque o la explica o la comenta, aunque si en este caso no existen las condiciones dictadas por el Vaticano I, no por esto el enseñamiento del Papa no es infalible. Por lo tanto, para saber si el contenido de una doctrina, de un discurso, de un documento, de una intervención, o de cualquier pronunciamiento papal son de fe, es necesario primero saber si el Papa habla como doctor privado, en cuyo caso no tenemos actos de magisterio, sólo opiniones privadas y cuestionables, o si habla como Papa. En este último caso, no hay necesidad de exigir todas las condiciones establecidas por el Vaticano I, pero es necesario y suficiente que el Papa explícite, desarrolle, explique, comente o aplique un dato que sea ya de fe, o por la Palabra de Cristo o por la tradición o por los anteriores Concilios o por qué es un artículo del Credo, o porque el dogma ya definido o porque de todas formas de enseñamiento del Magisterio eclesial precendente.

.

Papa paloma
San Juan Pablo II

De acuerdo con la nota explicativa de la Congregación para la Doctrina de laFe a la Carta Apostólica Ad tuendam fidem de San Juan Pablo II 1998 [cf. AQUI], la infalibilidad papal en enseñar las verdades de fe surge sobre tres grados de autoridad: un máximo, uno medio, y uno mínimo. Estos tres grados se justifican en relación a los tres niveles de firmeza o certeza o credibilidad con los cuales un maestro proponer las mismas verdades de la fe. El Papa puede hablar o en nombre de Cristo, autoridad suprema, o puedo hablar como enviado por Cristo para anunciar el Evangelio, o como intérprete del Evangelio.

.

Pio IX
imagen del Beato Papa Pío IX

La doctrina enunciada en el primer nivel es EL dogma definido, a saber, la proposición de fe que es definida por el Papa ex cathedra como de fe o como contenida en la Revelación - por ejemplo, la definición del dogma de la Inmaculada Concepción y de la Asunción de María al cielo -. Esta doctrina es el objeto de la fe divina o teológica . Negarla es herejía.

.

La doctrina del segundo nivel se deriva o deducida del dogma o necesariamente relacionada con el dogma, por lo cual, si viene negada, viene negado el dogma. Por ejemplo, apoyar el sacerdocio de las mujeres, no es directamente herejía, pero está cerca de la herejía, porque contrasta con el sacramento del Orden, que es un dogma de fe. O cuando el Papa Francisco ha enseñado acerca de la misericordia. Estas doctrinas son objeto de la fe eclesiástica o de la fe católica. Negarlas es error cercano a la herejía.
Mientras en el primer grado el Papa enseña simpliciter la doctrina de Cristo no en las formales palabras de Cristo, en forma de dogma, al segundo grado él enseña, como Vicario de Cristo, su interpretación del dogma y las verdades que ocurre respetar para salvar el dogma, verdades racionales, como por ejemplo la ley natural o la existencia del libre albedrío o de la conciencia, y verdad fáctica, como por ejemplo la legitimidad de un dato Pontífice : si en realidad él no fuera legítimo, colapsaría todo quanto él ha enseñado en cuanto a la fe.

.

tres niveles
tres niveles, tres grados …

En el tercer nivel, después, el Papa deduce consecuencias, proporciona explicaciones e interpretaciones de su propia instrucción al segundo nivel. Es comprensiblemente, entonces, que aquí estamos es al nivel más bajo de su autoridad; sin embargo, como lo sugiere el comentario de la Congregación para la Doctrina de la Fe al documento papal, debemos estar atento que incluso en este caso, es siempre una cuestión de fe, incluso si ya no se trata de prestar a un asentimiento de fe teológal. Se trata, en cambio de un "obsequio religioso de voluntad". Especular, por ello, que al menos a este nivel del enseñamiento del Papa sea falible, es impensable. Negar estas doctrinas es desobediencia a la doctrina de la Iglesia.

.

Escrituras
la Sagrada Escritura

Como ejemplos de este último nivel podemos pensar a las consecuencias que el Papa Francisco extrae de su enseñamiento acerca de la misericordia, relativamente al deber de todo creyente de abirse mayormente a las necesidades de los demás, en especial de los pequeños, los pobres y los que sufren, el deber de perdonar a los que se arrepienten, a tolerar a los débiles e incapaces. El Papa es el predicador supremo del Evangelio, supremo e infalible guardián y transmisor de la Palabra de Dios, o de la Revelación divina contenida en la Escritura y en la Tradición. Él tiene la tarea de promover un mejor conocimiento de la Palabra de Dios estimulando los dones proféticos, los estudios bíblicos y teologicos y la predicación del Evangelio en todas las formas, modalidad y grado. Debe abordar y resolver las principales cuestiones de doctrina y disciplina, especialmente aquellas que pueden perturbar la Iglesia, utilizando sus colaboradores, de expertos de la Curia Romana, comenzando con la Congregación para la Doctrina de la Fe y, en casos graves, el trabajo de los sínodos de los obispos y especialmente de los concilios ecuménicos.

.

academia teológica
La Academia Pontificia de Teología, de la que el Padre Giovanni Cavalcoli es miembro ordinario

El Papa debe prestar especial atención a la obra de los teólogos, que parecen a veces dotados con dones proféticos, trabajo en sí de un valor incalculable, pero que hoy a menudo da preocupación a los buenos y fieles a la Iglesia por la independencia de algunos del Magisterio de la Iglesia, o sea, en última instancia,, por la Palabra de Dios y la fe en sí misma. El teólogo puede, con sus investigaciones, propone nuevas interpretaciones del contenido de la fe, que puede ser aprobado por el Magisterio e incluso elevadas al nivel de dogma; pero ciertos teólogos, por su indisciplina, que necesitan ser corregidos. Gran Influjo tienen hoy en día incluso los periodistas en el bien y en el mal: el Papa tiene la tarea de seguir y ser informado sobre sus ideas, que pueden afectar a una amplia audiencia para el bien como para el mal.

.

diálogo Francisco
imagen del Santo Padre Francisco durante una catequesis

El Papa debe promover el diálogo religioso y sapiencial con todos los hombres de buena voluntad, cualquiera que sea la cultura o la religión a la que pertenecen, incluidos los no creyentes. Debe iluminar los ciegos, acercar los más distantes, mejorar los más cercanos, reconciliar entre ellos opositores, corregir los errantes, amonestar los pecadores, aconsejar los que dudan, alentar a los pusilánimes, intimidar los arrogantes, amonestar los superbios, consolar los afligidos, orar a Dios por los vivos y los muertos.

.

El lenguaje del Papa debe ser decente, acorde con su dignidad, ni demasiado alto o refinado, ni secular o vulgar, para que la gente, incluso la más alejada de la fe sea consciente de estar frente a un hombre de Dios, un signo de la bondad y de la misericordia de Dios entre los hombres. Debe "expresar las cosas en términos espirituales" [cf. I Cor 2,13].

.

Francisco da un pulgar hacia arriba junto al padre Lombardi durante su vuelo a Turquía
el Santo Padre durante una entrevista con periodistas

Los grados de autoridad del magisterio papal aparecen de algún modo de la clase de documentos papales. Comenzando desde la parte superior, tenemos las definiciones solemnes dogmáticas, que son eventos muy raros. Bajando se pasa a las Cartas Encíclicas y todavía más abajo nos encontramos con diferentes nombres como "Epistola Encíclica", "Constitución Apostólica", "Carta Apostólica", hasta los discursos, para las audiencias generales, a los discursos de circunstancia y a las homilías de las Santas Misas.

.

El Papa actual tiene mucha inventiva en adoptar nuevos instrumentos de predicación una vez impensable para un Pontífice, como la entrevista, el teléfono, twitter y otros. Estemos cuidadosos de que la novedad y la modestia del medio no deben hacernos olvidar la importancia del magisterio papal. En cuanto al gobierno de la Iglesia ("pasce oves meas") - poder de santificación, poder pastoral, judicial y administrativo - el Papa ciertamente posee un carisma especial, pero no es infalible, ni es impecable, incluso si es de suponer, en principio, que normalmente actua con caridad, prudencia y justicia. Fortuna genial es cuando tenemos Papas Santos. Los lefevrianos, que se declaran tanto religiosos, son en esto no excusables y justificables en su polémica injusta contra los Papas del Concilio y del post concilio. Pero en este campo hasta un Papa de buenas intenciones y principios puede ser mal informado, desaconsejado, elusión. A lo largo de la historia de la iglesia, puede él mismo tener defectos morales, como el apego al poder, arrogancia, ambición, partidismo, impetuosidad, falsedad, favoritismo, testarudez, desconfianza, indecisión, blandura, prevaricación, timidez, astucia, respeto humano, etcétera.

.

Papa United Church
Unidad de la Iglesia

El Papa es el promotor y el guardián supremo y definitivo de la unidad y de la armonía en la Iglesia, en el pluralismo de las tendencias legítimas. Él deve difundir la Iglesia en el mundo, debe apoyarla frente a los poderes terrenales y defenderla de los ataques enemigos. Pero no está escrito que todas sus iniciativas son las mejores; de hecho a veces puede cometer errores o puede descuidar su deber, o no estar a la altura de la situación o faltar de imparcialidad.

.

jueces rota Papa
el Santo Padre durante la audiencia con los juece de la Rota Romana

El Papa como juez superior y magistrado de la Iglesia visible, está obligado a cumplir la orden y la ley por todos los fieles. Él tiene el poder de excomulgar a los cismáticos, los desobedientes, los rebeldes, herejes. Hoy en día el uso de la excomunión es muy raro. Pero no es que se den a muchos que , por ley, merecen ser excomulgados o por sus ofensas al Papa o a la Iglesia o por sus ofensas a la disciplina eclesiástica o por su falsificación de la doctrina de la fe. Pero los Papas, especialmente desde del post concilio, por lo general prefieren tratar con el grave problema de los que merece la excomunión, que hoy en día son muy numerosos, incluso en altos puestos de la Iglesia, con medios más de un carácter pastoral que canónico, con gestos leves pero significativos, que no tienen una forma jurídica, pero todavía hacen entender la desaprobación del Papa, como la corrección fraterna, los cambios, las degradaciones, el aislamiento, la disminución de los encargos, suspensión del enseñamiento, alejamientos, promoveatur ut amoveatur, interrupción o enfriamiento de las relaciones. Nada de canónico; pero los que tienen oídos para oír, entiende; ya sea de los fieles o de la persona en cuestión.

.

Rahner 2
el jesuita alemán Karl Rahner

Curiosamente, los Papas de la post-conciliar no nominino mai né Rahner NE I rahneriani, aunque esta corriente modernista sea actualmente muy extendida en altos puestos; pero el Papa no pierde la oportunidad de refutar con gracia y agudeza los errores del rahnerismo.

.

El Papa también puede imponer una excomunión injusta y por lo tanto nula y sin valor. Este es el caso de la excomunión infligida por Alejandro VI Savonarola. Durante mucho tiempo han habido dudas sobre si Savonarola tenía razón al hablar de excomunión "encubierta". El Padre Jacinto Scaltriti, que durante cincuenta años se ha dedicado al estudio de este caso intrincado, y ha concluido, basado en evidencias sólidas, que Savonarola tenía razón. Para ello, la Orden Dominicana desde hace algún tiempo ha promovido la causa de beatificación del mártir Dominicano.

.

Giovanni Paolo II e Giovanni XXIII
los dos últimos Papas canonizados

El Papa, como todo buen cristiano, está obligado a ser santo, y de hecho, como Papa, a ser un ejemplo para los demás fieles. Este deber se ve aún más claramente, si pensamos al encargo que el Papa tiene, como sacerdote y obispo, de santificar los fieles. Y este encargo aparece aún más importante, si pensamos que él, siempre como Papa, es el sumo liturgista y supremo moderador en la Iglesia administración y de la disciplina de los sacramentos.

.

Pedro confirma a tus hermanos
"Yo he rogado por ti, que tu fe no falte;, y tu, convertido, confirma a tus hermanos ".

Pero si Cristo ha asegurado al Papa, como maestro de la fe ("confirma fratres tuos") la inerrancia o infalibilidad, no le ha asegurado, a pesar de que la gracia no le falta, la impeccabilità, de la que ningún es propietario, incluso el más santo de los hijos de Adán. El Papa, por lo tanto, puede pecar sea en su conducta moral personal, sea en su modo de gobernar la Iglesia ("pasce oves meas"). Como pastor supremo de la grey de Cristo, como juez y magistrado en las causas de la Iglesia, y en las relaciones de ésta con los poderes mundanos, puede cometer indiscreciones, injusticias, abusos, infracciones a la ley.

.

Pablo VI birreta Ratzinger
El Beato Papa Pablo VI impone el capelo cardenalicio al arzobispo Joseph Ratzinger

El Papa es la cabeza el colegio de los cardenales y los obispos ". Desde la perspectiva sacramental, él es el obispo de Roma y es entonces obispo como todo los otros. Sin embargo, sólo el obispo de Roma es el Romano Pontífice. Su supremacía sobre los obispos no es un primado sacramental, sino de magisterio, santificación y jurisdicción y es consite en confirmar en la fe y pascerli guiarlos como parte electa del rebaño de Cristo. De lo Contrario, como sucesores de los apóstoles, ellos son sus colaboradores más cercanos en el anuncio del Evangelio y en la guía de la Iglesia. El Colegio de los Obispos unidos al Papa, en su ministerio doctrinal, es infalible.

.

Judá
La traición de Judas

Cristo confirió a Pedro un poder espiritual, obviamente sin prohibirles de ejercer una administración terrenal, como lo demuestra el hecho de que Judas "tenía la bolsa". Así, desde los primeros siglos la sede romana comenzó a administrar una serie de territorios gradualmente crecientes o porque eran donados a los Papas por los poderosos de la tierra o por privados; o porque expontaneamente se ofrecian los terrritorios de estar bajo la guía temporal del Papa. Así nacieron los Estados de la Iglesia , que tuvieron su máxima extensión y poder en el siglo XVI. Sucedió entonces que el papado se encontró comprometido de forma gradual y cada vez en forma más absorbente en el gobierno temporal, que terminaba con impedir al gobierno espiritual una libertad espiritual más amplia, y en ciertos aspectos, si se ofrecía a la Santa Sede una independencia en relación con los otros estados europeos, pero constituyó un contra-testimonio por el hecho inevitable de proponer y actuar como fuerza terrena contra otras fuerzas terrenales, entre otras cosas con medios belicosos, que poco recordaban el reino de Cristo que no es de este mundo.

.

La riforma de Trento sin duda dio un nuevo impulso espiritual al papado, pero no puso en duda la tarea de administrar los inmensos territorios que se poseian para la época, por lo tanto, con renovado riesgo de temporalismo y participación excesiva en los asuntos mundanos y en la política.
Incluso hoy en día el Papa es un jefe de Estado, La Ciudad del Vaticano, entidad estatal pequeña, cuya guía, el Papa confía a una gubernatura especial dirigido por laicos, que obviamente deja al Papa toda la libertad para dedicarse plenamente a su ministerio espiritual del pastor universal de la Iglesia.

.

Concilio Vaticano II
las plenarias del Concilio Vaticano II

Lo que añoramos de la Edad Media de un Inocencio III o de un Gregorio IX es la unidad religiosa, que por desgracia se rompió con la reforma luterana. Sólo por ese breve período el papado fue capaz de ser el señor espiritual de Europa, utilizando su poder temporal para el bien de Europa. En tal modo que la Santa Sede fue capaz de conquistarse en toda Europa una estima que desde entonces no ha podido recuperar.

.

Il Concilio Vaticano II programa de renovación incluso en el ejercicio del ministerio pontificio proponiendo una más cercana comunión con los Obispos (colegialidad) y un signo mayormente misionero y evangelizador, abierta a todas las personas de buena voluntad, creyentes y no creyentes, especialmente aquellos que buscan la verdad y la justicia y tienen la necesidad de la misericordia divina. Es el programa de Francisco, a quien deseamos un éxito completo y al que prometemos obediencia completa, encomendándolo a María Reina de los Apóstoles y Madre de la Iglesia.

.

Varazze, 17 Febrero 2015

.

.

____________________________________

candelabroQueridos lectores.
Como sabeis nuestro trabajo es gratuito, pero los costos de funcionamiento del sitio no son pocos y van costeados. Si con el sistema PayPal quereis quieres acredotar incluso unos pocos euros nos ayudareis con los gastos encendiendo una vela por la isla de Patmos.








Acerca de La Isla de Patmos

5 comentarios sobre "Los deberes del Sumo Pontífice y los grados de la infalibilidad

  1. Ante todo gracias por el tiempo que se dedica.
    ¿Cómo es que hay 3 tipos de enseñanza, y sólo un grado de obediencia a los tres, Entonces, si la diferencia de que determina los diversos grados no existe petición de tener la obediencia?
    Me parece “tiránico” este requisito, como flagrantemente contradictoria.
    De hecho, si hay tres tipos de enseñanza, y no sé por qué, tralaltro- por las que debe asistir con un solo tipo de obediencia que es el Magisterio infalible?

    Luego, Ella dice:

    "...... .A Papa nunca puede ser un hereje o un falsificador en la fe ..... él está equivocado por nadie. "

    Y ya que refuta esta (presuntos) la verdad si, por ejemplo. tenemos, una cierta prueba de que esto no es la verdad, como lo demuestra el p. Kramer cuando reconoce:
    el "Papa" Francis Evengelii Gaudium n. 247: "Una mirada direcciones muy especiales el judio personas, cuyo pacto con Dios nunca ha sido revocada ". Este texto es una profesión explícita de la herejía [cf. Nuestra vida?, No. 4, N.d.A.], justo enfrente de la definición dogmática solemne del Papa Eugenio III y el Consejo Ecuménico de Florencia, y la doctrina de que el supremo magisterio del Papa Benedicto XIV en "Quo Primum Ex", que en repetidas ocasiones y explícitamente citado la definición de Florencia, donde la alianza Mosaica se ha "revocado" y "derogado".????

    1. Estimado temiendo,

      los tres grados o niveles de autoridad del Magisterio de la Iglesia, como se explica en Para defender la fe (apéndice de la CDF a la carta de san Juan Pablo II 1998), están motivadas por el hecho de que la Iglesia enseña e interpreta la doctrina de Cristo, teniendo en cuenta tres cosas:

      1. Las mismas palabras de Cristo en el Evangelio;
      2. La relación entre el conocimiento de la razón y el conocimiento de la fe;
      3. deducciones, explicaciones, la aclaración, y las consecuencias que la Iglesia saca de sus enseñanzas a la luz del Evangelio.

      Todas estas enseñanzas son infalibles con la asistencia del Espíritu Santo. Sin embargo, hay tres grados de la infalibilidad y, consecuentemente, de tres grados de obediencia o adhesión por nosotros debido a estas enseñanzas.
      El grado máximo, el primero, autoridad, está dada por la explícita dogma solemnemente definida, es decir, cuando el Magisterio (Papa o del Consejo), la interpretación de la Palabra de Dios o los datos revelados (Biblia y Tradición), estados o aclara una verdad de fe, especificando que se trata de la fe (definirá).

      Estas medidas tienen la máxima confianza, cuando hay una duda sobre si una proposición dada es o no es de fe.
      Pero ya que incluso en los grados inferiores se trata de asuntos de fe, buen católico debe contentarse con la garantía dada por los grados, que son las más frecuentes (Magisterio simple y ordinario) sin esperar a dar su adhesión absoluta, la Iglesia tiene que decidir cada vez que el primer nivel.

      Para esta doctrina de primer nivel tenemos la obediencia de la fe teológica o divino. Los que no están de acuerdo es un hereje explícita y formal.
      En el segundo caso, la Iglesia enseña la verdad de la causa relacionada con el hecho de la fe, sin la cual la fe sería imposible. Por ejemplo, la existencia del libre albedrío.

      Desde el acto de fe es un acto de libre albedrío, si no existiera el libre albedrío, no podría existir incluso el acto de fe.

      O explicar la Palabra de Dios de una manera sencilla, pastoral y homilética, definiciones no solemnes. Este es el estilo de las doctrinas del Concilio Vaticano II.

      Al Magisterio es debida observancia de la fe en la Iglesia (fides eclesiástica). Los que no están de acuerdo es “siguiente herejía” (vecino herejía). O se puede decir que el riesgo es herejía o “a la herejía” (herejía sabio)

      En tercer grado, el Magisterio desarrolla o doctrina explícita de segundo grado. Por ejemplo, la prohibición de los anticonceptivos, que la Iglesia deduce ética sexual que se imparten en el segundo grado. Los que no están de acuerdo aquí, desobedece el Magisterio auténtico.

      La adhesión se debe “religiosa sumisión de la voluntad” y una opinión contraria o contradictoria es una proposición falsa, que “ofender a los oídos piadosos” (Hostil a los oídos piadosos).

      En cuanto a la alianza de Dios con el pueblo judío, básicamente no se me ha revocado, como St. Paul en su Carta a los Romanos (CC 9-11) Israel asegura que la Parusía se convertirá a Cristo, es decir, reconocer a Jesús como el Mesías prometido en el Pacto de Moisés.

      Por tanto, debemos distinguir el concepto de pacto de Dios con la humanidad dos aspectos:

      – una cuenta es la propia Alianza, en su sustancia y divino inmutable. Se compone principalmente de dos cosas, que persisten en ambos Testamentos: 1. Dios quiere salvar al hombre; 2. el hombre debe obedecer a Dios.

      Esta Alianza se manifiesta primero con Noé, pero Cristo, incluso con todos los cambios que se producen por accidente (por ejemplo, la abolición de la circuncisión o el sacrificio del cordero o el antiguo sacerdocio) ha hecho nada más que para llevarlo a cabo y dar de eficacia (el perdón de los pecados), que el primero no tenía.

      De hecho, Dios salva a todos a través de Cristo y de la Iglesia (menos invisible), pero puede ahorrar aún sin los sacramentos.
      Sin duda hay una diferencia significativa entre los dos Pactos, pues mientras el primero Dios salvó a través del símbolo de los sacrificios de animales, en Nueva Él salva por el sacrificio de su propio Hijo. Si embargo,, como ya se dijo San Agustín, Antica prefigura el Nuevo y Nueva desvela prefiguraciones.

      Además, si Dios hubiera querido, podría salvar a nosotros, incluso con el Antiguo. Si quería salvar con Nueva, no porque no guardó el Antiguo, sino porque quería para salvarnos de una mejor manera con un amor más grande, dándonos a su Hijo.
      ¿Es cierto que el antiguo guarda en relación con Cristo; pero también es siempre que Dios, si quería (poder absoluto), puede salvar sin Cristo.

      En este sentido,, se trata de una decisión de la eternidad e irrevocable divino del Dios fiel, la Alianza no ha sido revocada. Esto significaba que el Papa;

      – un proyecto de ley en su lugar es la Alianza en su desarrollo histórico. En este sentido,, ciertamente, hablamos más Alianzas, como hablamos de más de lo mismo individuo o la edad del progreso del conocimiento de la misma verdad.

      Dios entonces en la historia, que nos narran los Sagrada Escritura y como Cristo mismo declara, luego quería perfeccionar este pacto único y eterno para remediar la infidelidad de los hombres y por qué quería manifestarse en Cristo más, finalmente y supremamente su misericordia.

      En este sentido, la Iglesia habla de una “Nuevo Pacto”, que, sin embargo, está en continuidad con el Antiguo, de acuerdo con las palabras de Jesús, que no he venido a abolir la Ley, pero para llevar a término.

  2. Reverendo padre,

    Siempre me he preguntado por qué es necesario decir que "el colegio de los obispos unidos con el Papa, en su ministerio doctrinal, es infalible ". De hecho, si el Papa solo es infalible, el hecho de que los obispos unidos al Papa es infalible no añadir o restar. El abajo firmante, si se va por el Papa para pedirle que proclamar un dogma y aceptar estos, unidos con el Papa es infalible…

    Quizás la respuesta a mi pregunta no es que se diferencia entre la infalibilidad del Papa y de la infalibilidad del Colegio de los Obispos unidos al Papa.

    1. Estimado Señor,

      Jesús dijo a los apóstoles: “Quien escucha a ustedes, escucha a mi” [Lc 10,16] ; sin embargo, le dio a Pedro la tarea de los hermanos en la fe confermre [cf. Lc 22,32]. Esto conduce lógicamente la infalibilidad del Colegio de los Obispos unidos con el Papa en asuntos de fe.
      Dado que, sin embargo, el Papa es la cabeza del colegio apostólico, siempre la voluntad de Cristo se deduce que el Papa puede, si desea, proclamar un nuevo dogma por su cuenta y con su propia autoridad infalible, independientemente por una decisión del episcopado.
      Sin embargo normalmente no lo hacen porque prefiere actuar colegialmente con los obispos.

      1. Rev.mo el padre Cavalcoli, y este artículo magistral sobre el Papa y sus tareas canta claro a aquellos que quieren entender, que la anterior padre Levi Gualdo “el Papa regresará a con zapatos rojos” (los de martirio!).
        ¿Es usted consciente (Yo espero que sí!) del gran bien que lo hemos hecho con estos artículos, nuevo, los que el padre de Levi Gualdo menudo llamado “Cristianos perdieron … desorientado …?”.
        Este es el problema, padre, no tenemos los, como usted, nos dirige. En las parroquias es todo un enjambre de movimientos neocatecumenales, carismático … gente como yo y mi esposa tenía la desgracia de tropezar en “Kiki” (ahora lo llaman el Camino Neocatecumenal) está consternado. Es evidente, entonces, delante de ese barullo, muchos, incluidos nosotros, final por lefevriani, donde al menos (y esto honestamente siempre te he admitido también), Hay liturgias devotos y curados, y … el problema, sin embargo, (como usted bien dice, y explica) es que lo que hay detrás de esas liturgias … en palabras claras que nos dijo y explicó que hay herejía.
        Si los obispos entienden que están perdiendo los fieles, por sobre todo por lo que hacen y sus neocatecumenales omnipotentes catequistas en las parroquias, y si le das un solemne calmó, Tal vez, Cavalcoli el padre y el padre de Levi Gualdo, no debe explicar “cuidadoso, no vayas a buscar Rifiugio por lefevriani”.
        Estamos totalmente de acuerdo con usted, y gracias, sin embargo, estos buenos obispos, la parada de lavarse las manos, dejar sus parroquias son cada vez más neocatecumenalizzate, y dar pasos hacia esta secta, a causa de una secta es, hay manera de evitarlo.
        Un cordial saludo de dos años setenta felizmente marido&esposa por casi 50 años.

        Andrea y Luisa Ceccherini, Florencia

Deja un comentario